Pese al llamado de las autoridades para que este 1 y 2 de noviembre a gente no saliera a las calles a pedir calaverita y así evitar aglomeraciones que puedan incrementar el riesgo de contagios de SARS-CoV-2 (Covid-19), en varias entidades se vio a niños y jóvenes disfrazados, ignorando las recomendaciones. 

Puntos importantes de la CDMX como la calle de Madero, la Alameda central y el Zócalo volvieron a ser pasarela de disfraces para niños y adultos

Asimismo, elementos de seguridad de algunos municipios de Estado de México como Ecatepec y Nezahualcóyotl pidieron a la población, a través de redes sociales, evitar aglomeraciones o pedir calaverita y acatar las medidas sanitarias vigentes ante la notable presencia de personas en las calles.

"Es una tradición que todos los mexicanos tenemos y a final de cuentas pues la llevamos todos en la sangre y para que los niños se distraigan”, indicó María Eugenia, vecina de Nezahualcóyotl.

Reportes de medios de comunicación indicaron que una gran romería se registró en municipios como Ixtapaluca, Chicoloapan y Nezahualcóyotl en donde la mayoría disfrazados y sin cubrebocas llevaban a los niños por las calles.

A pesar de que las autoridades de la Ciudad de México cancelaron celebraciones tradicionales de la época como las organizadas en el centro de Coyoacán, San Andrés Mixquic, entre otras, la gente sí se concentró en las plazas públicas donde caminaron, algunos sin cubrebocas y sin respetar la sana distancia.

Es importante recordar que el país aún se encuentra en semáforo naranja con dos estados en semáforo rojo debido a que los contagios por Covid-19 no han disminuido, por lo que las autoridades piden a la población no bajar la guardia, ya que esta situación se repitió en varios estados.

Temas: