Para la mayoría el

regreso a clases

implica levantarse temprano, llevar los útiles perfectamente acomodados y el uniforme impecable, prevenir el

caos matutino

después de vacaciones es una de las metas. Para otros es un día más, echarle a la suerte al

pesado tráfico

, confiarse del

transporte público

y no importar los tumultos del Metro, es una cotidianidad de algunos

alumnos

y padres de familia que se confían y llegan “rayando” en el primer día.


“El regreso a clases, claro, siempre se nos complica, lo que pasa es que nos acostumbramos a las vacaciones y nos cuesta un poquito de trabajo levantarnos temprano, la cosa es llegar y aquí estamos” Teresa Esquivel, madre de familia.


Tres semanas de vacaciones y este 07 de enero 31 millones de

alumnos

en todo el país regresaron a clases. En la

escuela Secundaria Constitución de 1857

, ubicada en la colonia Escandón, maestros fueron llamados a presentarse a las seis treinta de la mañana. Reunidos en un pequeño auditorio, la directora del plantel proporciona las instrucciones que en días anteriores la

Secretaría de Educación Pública

les hizo llegar.



Mochila Segura

, limpieza, revisión del uniforme y puntualidad fueron las más destacables.


 


Al terminar la junta, se dirigieron a la entrada principal para abrir el portón y en punto de las 07:00 horas, les dieron la bienvenida a los 567

alumnos

de esa institución.



“La dinámica a partir de hoy es continuar con el

uniforme completo

, la asistencia puntual, cumplir con la normalidad mínima requerida y obviamente salvaguardar la integridad de los

alumnos

realizando

mochila segura

, apoyándonos delos padres” 

Gabriela Hernández

, directora de la Secundaria Constitución 1857.



Después de darle acceso a la mayoría de los

niños

, se dieron las siete con treinta minutos y sin dar alguna prorroga, el portón principal de la escuela fue cerrado, quedándose a fuera 15

alumnos

, sus padres, por recomendación de la dirección del plantel, tienen la obligación de esperarse hasta que les den acceso y como se había acordado en asambleas con sus maestros, entrarían al terminar los

honores a la bandera

.


“Llegué tarde por qué me quedé dormido, pero me van a dejar entrar, ahorita nos pasan al auditorio, pasan lista y firmo un reporte” Alejandro Rey, alumno de Secundaria.


A sólo 5 cuadras, se encuentra la

Escuela Primaria Justo Sierra

, en la

colonia Tacubaya

, ahí con menos matricula, las instrucciones no cambian, el acceso inicia las siete con cuarenta y cinco para cerrar las puertas a las ocho con quince minutos. Algunos niños llegaron con sus juguetes en mano: muñecas, autos de control remoto y patín del diablo los más destacados. En esta institución hubo también quién no llegó a

tiempo

, incluso hasta culparon a los

Reyes Magos de su retraso

.


“Es que nos dormimos ya muy tarde por lo de la partida de la rosca y para levantarnos pues sí nos costó trabajo y pues también los niños dejan todo a la mera hora” Rosalba Velázquez, madre de familia.


De acuerdo a la Secretaría de Educación Pública, de los 31 millones de

alumnos

, cinco millones son de preescolar, catorce millones en nivel primaria, siete millones en secundaria y 5 millones en nivel media superior.