Aquella canción de José Alfredo Jiménez que dice "y los mariachis callaron" resulta ahora una premonición de lo que le pasaría a la Plaza Garibaldi. Simplemente la pandemia convirtió a este recinto de la música vernácula mexicana en un sitio triste, desolado y silencioso en donde la única presencia humana es la de los pocos músicos que deambulan casi como fantasmas a la espera de que, por un milagro, alguien les pague algo por una canción. 


 

imagen-cuerpo

músico de garibaldi

|

Foto: guadalupe arce

Por recomendaciones de las autoridades, la mayoría de los músicos ha optado por anteponer su seguridad para protegerse de la enfermedad que acecha a la población, sin embargo, para algunos aceptar esta modalidad no es permisible debido a que no alcanzan a cubrir sus necesidades por la falta de apoyo, como es el caso de Juan  Aguirre, un mariachi de voz y violín. 

 


Te sugerimos: En cuarentena, músico trabaja frente a Palacio Nacional para tener ingresos


Juan Aguirre originario de Veracruz, llegó a la Ciudad de México hace muchos años porque en su ciudad natal no ganaba lo suficiente en su oficio. Él es filarmónico y laudero dedicado principalmente al violín y canto en la plaza de Garibaldi. En total lleva 40 años ejerciendo el oficio de músico. 

imagen-cuerpo

músico de garibaldi

|

Foto: guadalupe arce


Cada día Juan llega a Garibaldi y confía en ser uno de los músicos solicitados que pueda abordar las camionetas con más de sus compañeros para llevar serenata y ganar un poco de dinero, pero hasta el momento su presencia no ha sido requerida por lo que su talento y experiencia siguen confinados tras la situación.

No obstante, el filarmónico se encuentra preocupado ante la falta de trabajo que ha tenido por más de tres meses y comentó para El Big Data que lo único que lo sostiene por el momento son sus ahorros que se consumen conforme transita el tiempo de cuarentena.

imagen-cuerpo

músico de garibaldi

|

Foto: guadalupe arce

Además nos platica, que aunque rara vez ha llegado a ver apoyos como despensas por parte de algunos donantes, Juan no ha podido recibir alguna de ellas, debido a que su presencia en la plaza se percibe entre las 12:00 y 17:00 horas, y no ha coincidido con la entrega de éstas.

“De vez en cuando llegan a dar una despensa pero muy lejano porque a veces las dan a las 8:00 de la noche o muy temprano y a esa hora ya no estoy aquí”, comentó el músico.

Por ello, hace un llamado para que podamos apoyarlo y confiemos que su voz y violín vuelvan a vibrar por las calles de la tradicional Plaza de Garibaldi.  


Te sugerimos: [VIDEO] “Oh que gusto de volverte a ver”; con mariachis reciben cerveza


imagen-cuerpo

músico de garibaldi

|

Foto: guadalupe arce

“Yo soy Juan Aguirre y los invito a que me apoyen porque no he trabajado, ya tengo como tres o cuatro meses sin trabajo. Necesito su apoyo”, expresó el músico.




Temas: