Martín Martínez Páez tiene vagos recuerdos de lo que ocurrió la noche del domingo 21 de marzo, pero las heridas en su cuerpo y un miedo irracional son prueba de lo sucedido.

A las 8:11 de la noche, el joven campesino de 20 años no sólo fue víctima de un accidente automovilístico sino de presunta discriminación y negligencia por parte de las autoridades de la Ciudad de México.

El conductor fue puesto en libertad, y nadie cubrió los gastos médicos de Martín, quien aún acude al hospital a revisiones, por lo que ahora su familia pide la reparación del daño.

“Me siento aturdido, me desespero que me pregunten y no poder recordar. Tengo miedo de salir, de cruzar la calle”, expresó el joven.

imagen-cuerpo

Los hechos

Poco después de las 8:00 de la noche, Martín cruzaba la avenida Chapultepec, en el pueblo de San Gregorio Atlapulco, alcaldía Xochimilco, cuando un auto Chevrolet Onix azul, lo embistió. 

Martín voló y se estrelló en el parabrisas del vehículo, lo que le provocó lesiones fuertes en la cabeza y boca, pero a pesar de ello, en lugar de ser trasladado al hospital para su atención y descartar daños más severos, fue llevado al Ministerio Público.

imagen-cuerpo

El viacrucis de este joven y su familia inició desde el primero momento, pues la ambulancia tardó en llegar más de 20 minutos, según documentó una transmisión en vivo en el lugar del accidente, hecha por un vecino.

A pesar de las lesiones que Martín presentaba, la aseguradora del conductor pidió que el hecho se resolviera en el Ministerio Público, toda vez que solicitaban el perdón del joven.

Dulce Sánchez, cuñada de Martín, indicó a esta casa editorial que los paramédicos que llegaron a lugar del incidente nunca valoraron el estado del joven, bajo el argumento que primero necesitaban saber a qué hospital lo llevarían, pero como la aseguradora no cedía, los policías llevaron a todos los implicados al Ministerio Público XOC 2, en Xochimilco.

El Big Data consultó a paramédicos del 911 y particulares, quienes confirmaron que el protocolo es valorar siempre al paciente para determinar si sus lesiones no requieren hospitalización, independientemente de la situación jurídica, ya que puede ir resguardado al hospital, en caso de ser necesario.

Sin embargo, Martín no recibió atención médica hasta después de las 12:30 am del lunes 22 de marzo, tras varios reclamos por parte de los familiares al ver el estado en el que se encontraba el joven.

imagen-cuerpo

Incluso, a las 23:00 horas, la médico legista Angélica Peláez recomendó el traslado de Martín a un hospital capitalino para su atención en neurología y ortopedia, debido a los golpes que presentaba, especificando “trauma craneal”.

“Todo el tiempo recibimos malos tratos, nos discriminaron. Los policías hacían comentarios peyorativos de nuestra vestimenta, de nuestro estilo de vida. Incluso uno dijo: tanto relajo por un borracho de pueblo, cuando es falso”, expresó Dulce Sánchez.

El reporte del médico legista confirma que Martín no estaba “intoxicado, ni ebrio” al momento del accidente.

Irregularidades

Otras irregularidades, narró William, su hermano, es que hasta el momento no han querido mostrarles videos del accidente, además de que el vehículo no fue resguardado inmediatamente como se les informó y en el Ministerio Público, a cargo de Juan Montaño, se negaban a abrir la carpeta de investigación, que finalmente quedó registrada con el folio CI-FIXOC/XO-2/UI-1 C/D/00927/03-2021.

“El MP nos puso trabas al pedir que se levantara el acta. Tampoco nos quisieron dar el dictamen de lesiones y el terrestre”, señaló el hermano de Martín.

Incluso lo engañaron, pues le dijeron que estaban en toma de nota de datos generales, cuando en realidad le estaban tomando su declaración.

imagen-cuerpo

La familia de Martín está preocupada por su estado de salud, pues no saben si tendrá consecuencias, ya que su comportamiento se ha visto mermado desde el accidente.

“Sólo queremos la reparación del daño, que se haga justicia para que otras personas no tengan que pasar por esto sólo por ser campesinos, albañiles, etcétera. Nos etiquetan, no nos hacen caso, piensan que no entendemos, pero todos tenemos los mismos derechos”, finalizó Dulce Sánchez.

Temas: