La Central de Abasto de la Ciudad de México (CEDA) arrancará el proceso de credencialización de carretilleros o mejor conocidos como ‘diableros’, quienes diariamente prestan sus servicios en este mercado.

Jorge Cruz Noriega, representante del sector carretillero de la CEDA, indicó que la actual administración viene trabajando desde hace unos meses el programa para credencializar a los casi 10 mil 'diableros' que existen.

Este proceso podría comenzar en un par de meses y el principal objetivo es darte certeza tanto al carretillero como a los comerciantes y visitantes que hacen uso de su servicio.


Te sugerimos: [HISTORIA] “¡Ahí va el golpe!” Los carretilleros de la Central de Abasto, una pieza fundamental


Y es que, con esta medida, se busca garantizar que los diableros empadronados son personas confiables y que prestarán un servicio seguro.

“Con una credencialización y emplacamiento se combate la delincuencia, pues las personas deberán darnos todos sus datos personales, acta de nacimiento, INE y demás, no cualquiera puede venir a trabajar”, indicó Jorge Cruz.

Proceso de credencialización

  • La credencialización se lleva desde la Coordinación de Normatividad y Asuntos Jurídicos, y desde hace dos meses se realizan mesas de trabajo, en las que participa una comisión compuesta por tres representantes que tienen representatividad sobre las 26 organizaciones y cooperativas reconocidas.
  • El objetivo va más allá del registro de personas y aprobación de padrones, están diseñadas para que el Sector Carretillero en su conjunto se regularice, y además se detecten grupos que no están reconocidos y que en administraciones pasadas proliferaron de forma anómala, teniendo como consecuencia una competencia desleal para las agrupaciones que cumplieron con los requisitos y el desorden en cuanto a los reclutamientos de trabajadores que operan las carretillas.
  • El proceso de regularización traerá como consecuencia la identificación de personas y herramientas de trabajo (carretillas) a través de cromática (colores por agrupación), como de placas, con el fin de tener el debido control en caso de accidentes y de posibles actos ilícitos.
  • El proceso implicará la acreditación de organizaciones reconocidas en los desde 1997 con la firma de las Bases, Acuerdos y Lineamientos, y posteriormente reguladas con la expedición en 2014 de las Normas para la Prestación del Servicio de Carga, con el fin de obtener la actualización de su Autorización para prestar el servicio de carga, acarreo de productos y servicio de carretillas al interior de la CEDA. 

Un trabajo esencial para la Central de Abasto

Actualmente, los ‘diableros’ de la Central de Abasto están divididos en 26 sectores, cumpliendo con jornadas de entre 6 y 8 horas en tres turnos, básicamente:

  •  Flores y hortalizas de 10:00 pm a 5:00 o 6:00 am
  •  Frutas y legumbres de 3:00 am a 9:00 o 10:00 am
  •  Abarrotes 7:00 u 8:00 am a 2:00 o 3:00 pm

Jorge Cruz aseguró que el trabajo de los carretilleros es esencial, pues sin ellos sería imposible mover miles de productos diariamente.


Te sugerimos: Delitos como el robo a bodegas y cuentahabientes van a la baja en la Central de Abasto


“El carretillero es el aparato circulatorio de la Central, por donde quiera fluye. Por eso queremos darles certeza”, expresó Cruz.

Y es que el empadronamiento y credencialización no sólo les dará obligaciones, sino también derechos.

La edad promedio de los ‘diableros’ es de 20 a 40 años; sin embargo, por los pasillos podemos ver tanto jóvenes como adultos mayores, quienes llegan a cargar hasta 400 kilos en mercancías.

Para una labor segura, la Central de Abasto tiene el servicio de diablitos, los cuales tienen un costo de entre 25 y 30 pesos diarios, pero les garantiza una unidad en óptimas condiciones siempre, así como una cuerda para amarrar la mercancía.

La Central de Abasto es para muchos su principal sustento de vida, por lo que estas medidas le benefician a todos los que forman parte del mercado más grande de la ciudad.

Temas:

Contenido patrocinado