Los canales de la alcaldía Xochimilco de la Ciudad de México, vuelven a ser la ruta de las coloridas trajineras; estas embarcaciones que representan el aprendizaje y trabajo de generaciones de los denominaos astilleros, quienes son los encargados de construir este tradicional medio de transporte.

En la zona ecológica de la demarcación sólo existen seis astilleros, dedicados a la fabricación y reparación de estos significativos transportes turísticos que adornan a diario las aguas xochimilcas.

Pocos son los encargados de continuar con la conservación de la restauración de la alegórica canoa, como es el caso del señor José Téllez, originario de Puebla, quien aprendió el negocio desde los 18 años, a través de las enseñanzas de Ángel Roldán.

imagen-cuerpo

El señor Téllez, con 26 años de experiencia, ha montado su propio taller para continuar con la tradición que ahora sus hijos mantienen en el Barrio de la Asunción Ayecatl.

La familia se encarga de realizar todo tipo de tamaños que van desde 1 metro, 1 metro 20, 1 metro 40, 1 metro 50 y entre las más grandes de 2 metros 50. Sus precios rondan los 35 mil pesos, dependiendo de las características solicitadas por parte del cliente.


Te sugerimos: Juez ordena suspender las corridas de toros en la Plaza México


El trabajo de elaboración depende del tamaño de la trajinera, el cual puede durar alrededor de un mes y su elaboración consiste en diversos procesos.

"Lo primero que hacemos es pegarle a una cáscara de coco para deshacerla y quedé blandita. La echamos en un bote con agua, para que se remoje y lo pasamos por otro punto para convertirla en una trenza que le metemos en las uniones que es el sello de las trajineras. Después de ahí sigue cepillar, cantear y hacer cajitas en donde entra el clavo".

imagen-cuerpo

Como parte de sus principales tradiciones, Téllez platicó que es devoto a la imagen de San José, patrono de los carpinteros, al cual, le ha levantado un altar hecho por miembros de su familia y que para ellos es especial, por lo que antes de comenzar a laborar, le encomienda su jornada.

imagen-cuerpo

Aunque su trabajo, al igual que muchos fue afectado por la pandemia, su familia logró salir adelante a través de la cosecha de verdura, y ahora con tres pedidos de trajineras está listo para regresar a fabricar y reparar esta bella tradición.

imagen-cuerpo





Temas:

Contenido patrocinado