La Ciudad de México está en semáforo naranja de la emergencia sanitaria por Covid-19, y su principal objetivo es reactivar la economía.

Con este anunció, la actividad en el Centro Histórico de la ciudad se reanudó, por lo que locatarios y vendedores ambulantes volvieron a sus negocios y con ello las largas filas de personas se puede ver en los establecimientos.

La mayoría son comerciantes que acuden a este punto para surtirse de mercancía para sus negocios; sin embargo, esto no ha sido suficiente para los locatarios, quienes reportan bajas ventas.

 

imagen-cuerpo

imagen-cuerpo

El aislamiento para frenar los contagios de coronavirus Covid-19 los obligó a cerrar por tres meses sus negocios, lo que afectó fuertemente su economía; con la nueva normalidad, no pueden operar al cien por ciento, por lo que la recuperación está resultando más lenta.

Jaciel Andrés, Trabajador del Salón Corona contó a El Big Data que a pesar de que se ve mucha gente, poca consume o entra a comer. 

“La verdad sí esta un poco difícil el trabajo, no ha salido, pero la gente viene y tratamos de tener el restaurante lo más limpio posible, en la higiene y cuidado de salud de las personas que nos visitan”.

Señaló que el proceso que se lleva para poder ingresar al restaurante: es un filtro de sanitización a base de alcohol con agua, se les toma la temperatura y se les da gel para las manos. Asimismo, sanitizan cada media hora las mesas del lugar y todo persona que quiera arribar al sitio debe portar cubrebocas.


Te sugerimos: CDMX se prepara para una campaña de vacunación intensiva contra la H1N1


Por su parte Verónica, empleada de una perfumería en la calle de Tacuba, indicó que poca gente entra a comprar los productos, como esencias, perfumes y aceites que ahí venden, y sólo pueden tener 30% de aforo dentro del lugar. 

imagen-cuerpo

Los locatarios aseguraron que su ubicación también es un factor que no les favorece en estos momentos, pues aseguran que las restricciones han sido mayores que en otros puntos de la ciudad, debido a la cantidad de gente que se aglomera en el primer cuadro.

Por ejemplo, a ellos además de operar al 30% sólo pueden abrir tres días la semana, con espacio de un día sí y un día no, según su número de lote, lo que no les ayuda a incrementar las ventas, mientras que en otros puntos se abre diariamente.

Las autoridades han señalado que para poder llegar al semáforo verde es necesario que todos los ciudadanos participen, por lo que piden no bajar la guardia y respetar las medidas sanitarias para frenar la propagación del virus.

Temas: