“Victoria ciudadana”, el nuevo Reglamento de Tránsito del DF

18 agosto 2015 2:38 pm

El Reglamento de Tránsito del Distrito Federal es una victoria para todos los ciudadanos de la capital, considera Jesús Sánchez Romero, consultor en Movilidad, que participó en la elaboración del nuevo ordenamiento que se publicó este 17 de agosto.

“Es una victoria para la ciudadanía (…) al tener ya un reglamento que reconoce que es un instrumento para todo ciudadano que circule por la vía pública; aquí gana la ciudad, no un grupo.

“Al final, el objetivo es tener una ciudad menos estresante, una de las cosas que establece este reglamento es que la bocina del auto (claxon) solamente se usará para evitar un accidente, ya nada de utilizarlo como arma sónica para desaparecer a los autos que están frente a ti en caso de congestión, eso le va a bajar el estrés a la ciudad, sus niveles de ruido”, enfatiza el director de Civita.

Sobre ello, el Artículo 7 fracción III establece que “utilizar la bocina (claxon) para un fin diferente al de evitar un hecho de tránsito, especialmente en condiciones de congestión vehicular, así como provocar ruido excesivo con el motor”, hará acreedor al automovilista de una multa equivalente de 349 a 699 pesos y un punto de penalización en la licencia de conducir

Mientras que el artículo 2, fracción IV del Reglamento de Tránsito, establece que la prioridad en el espacio público la tienen los peatones (en especial personas con discapacidad y movilidad limitada); seguido de los Ciclistas; los usuarios del servicio de transporte público de pasajeros; los  Prestadores del servicio de transporte público de pasajeros; los Prestadores del servicio de transporte de carga y distribución de mercancías  y en última instancia, a los usuarios de transporte particular automotor y motociclistas.

A decir de Jesús Sánchez el nuevo ordenamiento es el mejor del país y uno de los más avanzados de América Latina, sobre el porqué de su opinión, detalla:

“Ya por fin está reconocido que el ciclista tiene derecho de usar un carril completo o que ahora el automovilista cuando haya un peatón en el arroyo vial está obligado a disminuir su velocidad o a detenerse para evitar atropellarlo. Son cosas muy importantes para transmitir una nueva visión de que la calle no es sólo para los autos, sino para que todos transiten con seguridad”.

Comenta que para su elaboración analizaron reglamentos de tránsito de Europa, de Australia, de Nueva Zelanda y de Estados Unidos, para capturar las mejores prácticas a nivel internacional.

Respecto al retraso que presentó el Reglamento de Tránsito, el consultor en Movilidad comenta que es más importante tener un buen instrumento que uno incompleto.

“Vamos a llevárnosla tranquila, vale mejor tener un buen reglamento bien consensado, con avances y no un reglamento que se saque rápido por decir: ‘ya cumplí´”.

En el mismo sentido considera que ahora la tarea es trabajar por un buen Reglamento a la Ley de Movilidad y que es necesario que se lleve a cabo el mismo proceso que tuvo el ordenamiento de tránsito, donde se consultó a las organizaciones sociales ya que, opina, no se le hace ningún favor a la ciudad al publicar un reglamento de manera rápida.

Cómo llevar a la práctica el RTDF

Para Jesús Sánchez, la segunda fase del Reglamento de Tránsito pasa por una óptima capacitación de la policía capitalina, ya que ésta será la encargada de hacer valer el Reglamento en la calle.

“De aquí a que entre vigor el Reglamento lo principal es capacitar a la policía de tránsito para que conozca el nuevo reglamento y sepa todos los cambios que vienen”.

“Que se cambie todo el programa con el que están operando las Hand-Held (dispositivos electrónicos para aplicar multas) porque esto va a permitir que estén integrados los cambios en el número de los artículos, las fracciones con respecto al anterior. Entonces se tiene que hacer una adecuación para que todas las sanciones vengan reflejadas en el sistema operativo de este aparato”, fundamenta Sánchez Romero.

El nuevo Reglamento de Tránsito entrará en vigor en 120 días naturales, salvo lo correspondiente a los artículos 39 y 40, fracción V, inciso C, que será aplicable para el primero de enero de 2016, los cuales se refieren a la obligatoriedad de las sillas de retención para menores (Artículo 39) y a las barras protectoras en transportes de carga (Artículo 40, fracción V, inciso C), así como a la obligación de contar con cinturones de seguridad para todos los ocupantes de un vehículo motorizado.

De igual forma, el artículo 46, el cual determina para los propietarios de vehículos particulares la obligación de contar con póliza de seguro de responsabilidad civil vigente, entrará en vigor a partir del primero de enero de 2016.

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios