Colapsa seguridad vial en México por cifra negra

El número de accidentes viales reportados por la autoridad es mucho menor a los contabilizados por las aseguradoras.

Prácticamente cada crucero en la Ciudad de México ha sido escenario de un hecho de tránsito, desde una colisión sin consecuencias, hasta el atropellamiento de un peatón o ciclista que terminan en una muerte.

El fenómeno se replica en cada zona urbana del país. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) cada año suceden casi 400 mil accidentes viales.

Sin embargo, ese conteo no coincide con el que reportan las aseguradoras, ya que tan sólo la empresa AXA contabilizó 400 mil percances atendidos en un año, y en el país hay registradas al menos 98 aseguradoras.

Para Daniela Zepeda, secretaria técnica de la Fundación Reacciona por la Vida, la apertura de datos sobre los hechos de tránsito que AXA atiende refleja una cifra negra que las autoridades omiten en la atención de este problema de salud pública.

“Estamos a más de la mitad del Decenio para la Seguridad Vial y, como se puede ver, no ha pasado nada. Las cifras del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (Conapra) y del Inegi en sus últimos informes hablan de 16 mil muertes al año”, apuntó Zepeda en entrevista con El Big Data.

“Pero hay un dato que es alarmante. En 2017, AXA hizo un proyecto de democratización de datos y abrimos la información de siniestros viales. En ese proyecto, lo que se puede ver es que sólo AXA, en 2017, pagó 400 mil percances viales, la Conapra dice que en total la cifra es de alrededor de 400 mil, pero sólo AXA tuvo ese número”, señaló.

La disparidad entre las cifras que ofrecen las autoridades federales y las aseguradoras crece si se considera que, del total del parque vehicular nacional, calculado en más de 38 millones de unidades de acuerdo con Inegi, sólo 30% cuenta con un seguro contra accidentes.

“Se puede ver la magnitud del problema que hay en un país en el que sólo 30% de los automovilistas tiene seguro; esos 400 mil accidentes ocurren en un país en el que 70% de los automovilistas no están asegurados”, señaló la secretaria técnica de la Fundación Reacciona por la Vida.

De acuerdo con el Informe sobre la Situación de la Seguridad Vial 2015, elaborado por el Secretariado Técnico del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (Conapra), la estadística sobre hechos de tránsito va en descenso.

El documento detalla que entre 2010 y 2014, el número nacional de percances en zonas urbanas y suburbanas pasó de 455 mil 628 a 396 mil 254 accidentes en todo el país.

El mismo comportamiento muestran las estadísticas sobre personas que murieron o resultaron heridas en este tipo de hechos de tránsito; hasta 2014 sumaron 15 mil 886 y 134 mil 815, respectivamente; ambos con tendencias a la baja.

Sin embargo, para Zepeda, el comportamiento de las cifras oficiales no cuadra con la realidad que las aseguradoras atienden. De acuerdo con la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, hasta el año pasado operaban en el país 98 instituciones en el mercado asegurador.

Zepeda considera que si el mercado asegurador sólo abarca 30% del parque vehicular nacional y tan sólo AXA registró el año pasado más de 400 mil accidentes, las cifras sobre este problema deben ser más elevadas que las reportadas por las autoridades.

“No conozco la tecnología de Conapra a fondo, pero nosotros tenemos datos georreferenciados sobre los puntos, además del tiempo en el que ocurren los hechos”, apuntó.

“Esto hace mucho más fácil medirlo, porque la tecnología te ayuda a saber qué ocurrió y en qué momento”, abundó la secretaria técnica de la Fundación Reacciona por la Vida.

Al respecto, Eugenio Riveroll, director general de SinTráfico, plataforma especializada en big data y analitycs enfocados en la movilidad, señaló que las decisiones de política pública en México se han tomado sin datos en, por lo menos, las últimas cuatro décadas.

En entrevista, Riveroll apuntó que la falta de definiciones con información certera ha llevado a que los Gobiernos tomen decisiones que no responden a las necesidades de la población, por ejemplo, al preferir inversiones para el uso del auto particular.

“Con propuestas basadas en datos, los habitantes tendríamos mejores ciudades y más seguras, pero con propuestas construidas sobre pocos datos y poca certidumbre de los problemas, difícilmente tendremos una solución”, señaló.

La importancia de transparentar  la información

Al transparentar la información sobre la atención de los hechos de tránsito, desde colisiones, atropellamientos, fenómenos naturales, incendios o volcaduras, entre otros, la Fundación Reacciona por la Vida busca que el Gobierno mexicano alcance los compromisos adquiridos en el Decenio por la Seguridad Vial.

“Lo que nosotros queremos es poner estos temas en la agenda pública y que no sólo sean firmas de compromisos, sino que se cumplan esos compromisos. ¿Cómo le decimos a las familias de las víctimas que estaba en nuestras manos hacer algo y que no lo hicimos?”, señaló su secretaria técnica, Daniela Zepeda.

De acuerdo con mediciones de la Fundación, al menos 94% de los hechos de tránsito son prevenibles a través de la legislación y aplicación de la ley, la difusión de conductas de seguridad vial y la inversión en infraestructura segura para todos los usuarios de la vía.

Zepeda destacó que parte de las acciones con las que las asociaciones civiles buscan incidir tienen que ver con la producción de información para que las autoridades midan la magnitud del problema y diseñen políticas públicas que lo atiendan.

Coincidió con Eugenio Riveroll en que uno de los graves problemas en México es que no hay  datos para evaluar las políticas públicas; sin embargo, la iniciativa de transparencia de AXA permite conocer datos cualitativos y cuantitativos de la accidentalidad en el país.

“Si nosotros tenemos los datos duros para decir ‘en este crucero había antes 10 muertes y después de tal intervención ya no hay’, por ejemplo; con esas prácticas internacionales para reducir velocidad, lo que logras es que la gente se dé cuenta que son políticas públicas que funcionan”, concluyó.

TE INTERESA