Vanessa, la mexicana que robó el corazón de Kobe Bryant y se convirtió en su esposa

Se conocieron en Los Ángeles y fue amor a primera vista; un año después se casaron por la iglesia y procrearon cuatro hijos

Vanessa Bryant, de 37 años, y Kobe Bryant, de 41, formaban una de las parejas más estables del mundo del baloncesto estadounidense pese a haber atravesado crisis e incluso anunciar un divorcio que nunca se produjo.

Se conocieron en 1999 en Los Ángeles y se casaron en 2001, cuando ella tenía 18 años. Vanessa Laine, de origen mexicano, trabajaba de bailarina en el vídeo musical de Tha Eastsidaz «G’d Up»; Bryant estaba en el edificio trabajando en el álbum que sería su debut musical y quedó «anonadado con ella» como reconocería años más tarde en un programa de televisión.

Te sugerimos: Muere hija de Kobe Bryant; Gianna también viajaba en el helicóptero que se accidentó

Kobe contó en innumerables ocasiones cómo en su familia no estaban de acuerdo con la boda «porque no era negra». Pese a las dudas de la familia se casaron en una ceremonia por el rito de la Iglesia Católica en la capilla de Saint Edwards, de Dana Point, California.

Los padres la empezaron a aceptar cuando nacieron las dos primeras hijas Gianna y Natalia.

Te sugerimosTuitero «predijo» en 2012 la muerte de Kobe Bryant en un helicóptero

Ellos procrearon cuatro hijos: Natalia Diamante Bryant, Gianna María-Onore Bryant, Bianka Bella Bryant, Capri Kobe Bryant.

Una de las diversas formas en las que demostraba su amor esa su necesidad de mejorar su español cada día gracias a las telenovelas mexicanas y Sábado Gigante.

Pero no todo fue miel sobre hojuelas. El 16 de diciembre de 2011, Vanessa solicitó el divorcio citando diferencias irreconciliables y solicitó la custodia compartida de sus hijas. Kobe admitió públicamente que había sido infiel a su mujer y se anunció el divorcio.

Algo más de un año después de anunciar su divorcio, en enero de 2013, ambos anunciaron a través de las redes sociales que habían cancelado su divorcio. Kobe le compró a Vanessa un anillo con un diamante púrpura de ocho quilates y valorado en cuatro millones de dólares que fue la sensación del momento. Junto a la sortija, Vanessa lucía una pulsera con la leyenda «I love Kobe».

La familia Bryant, una de las más famosas de la NBA vivía en Los Angeles. Kobe había dejado la NBA hacía dos años, y se dedicaba a sus negocios.

TE INTERESA