Porque no son lo mismo, estas son las diferencias entre las cooperativas y las ‘tienditas’ escolares

Especial

AMLO propuso que revisarán las cooperativas escolares y el alimento que ofrecen a los alumnos, ‘respetando la autonomía de las escuelas’.

por Karina Vargas

Una cooperativa escolar es aquella sociedad conformada por los alumnos, directivos, maestros y personal administrativo del plantel, en la que se plantea una igualdad de derechos y obligaciones, con el fin de que la escuela y los involucrados obtengan beneficios.

Te sugerimos: Ahora AMLO pide revisar funcionamiento de las cooperativas escolares

Éstas se clasifican en dos tipos, las de consumo y las de producción:

  • Cooperativa de consumo: son las encargadas de organizar la compraventa de materiales didácticos, útiles escolares, vestuario y alimentos.
  • Cooperativa de producción: En ellas se administran bienes, instalaciones, talleres, herramientas u otros elementos, para elaborar productos que estén a la venta y así generar un beneficio para la comunidad escolar.

Cualquiera de las dos cooperativas se constituyen con base en una convocatoria realizada por la Dirección de la escuela.

Después de dicha convocatoria se organiza una asamblea general, que representará la máxima autoridad de la cooperativa, y se constituye la cooperativa.

Ya conformada, la sociedad designa a los órganos de gobierno y control, conformados por:

  • El Consejo de Administración
  • El Comité de Vigilancia
  • La Comisión de Educación Cooperativa
  • La Comisión de Comercialización.

Te sugerimos: Proponen cárcel para quién fume afuera de escuelas y hospitales de CDMX

Tienda escolar

Por su parte, la tienda escolar es aquella que presta el servicio concesionado de alimentos y papelería a la comunidad escolar.

Con lo que se busca una sana alimentación para los alumnos y un beneficio para el plantel a través del ingreso económico que ésta genere.

Pros y contras de las ‘tienditas’ escolares

Lo bueno

Al ser instancias concesionadas es posible monitorearlas y reportar la calidad de los alimentos que ofrecen.

Sobre esto, uno de los portales en los que le dan seguimiento a este tema es www.miescuelasaludable.org.

Dicha organización reporta y contabiliza a las escuelas que mantienen los malos hábitos de alimentación entre sus estudiantes, así como a aquellas instituciones que se suman a un modelo de alimentación saludable.

Lo malo

No obstante a las regulaciones que existen para reducir la venta de comida chatarra en las instituciones educativas,  reportes realizados por distintas organizaciones revelan que el 74% de las escuelas aún vende refrescos y 98% comida chatarra.

Lo peor

La poca atención que las ‘tienditas’ prestan a los reglamentos de alimentación, colabora de manera importante a las cifras que señalan que uno de cada tres estudiantes menor de edad, padece de obesidad.

 

 Te puede interesar:

Alemania necesita con urgencia enfermeras mexicanas: sueldo de $38 mil

“Inusual” el desplome invertido del helicóptero en el que viajaban gobernadora de Puebla y su esposo

Participarán especialistas internacionales para aclarar accidente en Puebla

KVG

TE INTERESA