Enfermero es condenado a cadena perpetua por envenenar a 85 pacientes ‘por aburrimiento’

Foto AFP

Högel dijo que por aburrimiento suministraba los fármacos para alterar la circulación y ritmo cardiaco de los pacientes, y para luego reanimarlos.

Un enfermero asesinó a 85 pacientes, por ello se le condenó a cadena perpetua Oldenbur, Alemania.

El enfermero ‘Niels Högel’ se confesó culpable de las muertes de los pacientes pero sólo reconoció 43 decesos.

Te sugerimos: 10 claves del macabro enfermero que vendía plazas del IMSS y mataba a compradores

La Fiscalía de ese país hablaba de 97 asesinatos pero sólo en tres casos consideraba que las pruebas eran insuficientes.

El tribunal consideró la gravedad de los hechos, por ello quedó descartada su salida anticipada de prisión, al acumular 15 años de reclusión, y le prohibió ejercer su profesión de por vida.

Foto Especial

 

Asesinatos entre 2000 y 2005

Högel, de 42 años, dijo estar arrepentido por el sufrimiento causado por los asesinatos llevados a cabo entre 2000 y 2005 en las clínicas de Oldenburg y Delmenhorst.

Asesino serial

Ya se le considera a Högel como el mayor asesino en serie de la historia criminal alemana desde la Segunda Guerra Mundial.

En el verano de 2005, una compañera le sorprendió cuando envenenaba a un paciente.

A raíz de ese incidente se abrieron diligencias contra él, las cuales revelaron otras muertes en circunstancias sospechosas que derivaron en un juicio, donde confesó que entre 2003 y 2005 había inyectado dosis de diversos medicamentos a unas 90 personas.

Aún cuando ya había sido condenado a cadena perpetua, se decidió proseguir las investigaciones de otros presuntos asesinatos, hasta abrirse una nueva acusación formal por hasta 106, de los cuales se aprobaron 100.

Foto EFE

Ajmalin, Sotalol y Lidocain

Las investigaciones policiales y de la Fiscalía relacionaron al enfermero con la muerte de casi 70 pacientes de la clínica de Delmeshorst, donde trabajaba, donde pudo haber suministrado medicamentos como Ajmalin, Sotalol y Lidocain.

También se le relacionó con otras 30 muertes de pacientes de entre 34 y 96 años de edad, en la clínica de Oldenburg donde ejercía con anterioridad.

Por aburrimiento

Finalmente, Högel dijo que por aburrimiento suministraba los fármacos para alterar la circulación y ritmo cardiaco de los pacientes, y para luego reanimarlos. Cuando lo lograba se sentía bien, cuando no se deprimía.

Te puede interesar:

AMLO EN VIVO] Presidente convoca a acto masivo con todos los poderes para defender la dignidad de México

Respaldan gobernadores priistas a AMLO en reclamo por aranceles de EU

¿Época de calor?, estas son las enfermedades que traen las altas temperaturas y los tipos de medicamentos para combatirlas

LG

TE INTERESA