Tras sobrevivir a experiencias traumáticas, perros esperan hogar en el Centro de Transferencia Canina del Metro

9 agosto 2017 2:44 pm

Por David Martínez Tamariz

[URIS id=113474]

Un recorrido por el Centro de Transferencia Canina (CTC) del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro muestra perros felices y cuidados que se recuperan de experiencias traumáticas, están en espera de un hogar.

Como Jamai, a quien rescataron en el túnel del Metro Jamaica y estuvo durante bastante tiempo con los trenes pasando a su lado.

Desde 20 metros antes de llegar a donde inicia el CTC, ya se escuchan los ladridos de los canes rescatados de los túneles y vías de la red de transporte, atraviesas una reja y se ven las jaulas que resguardan a sus inquilinos.

Entre ellos, Panti, quien inauguró el lugar y ahora ayuda a la terapia de los otros que llegan.

Tras un saludo cordial y con orgullo, el médico veterinario, Arturo Vázquez Barragán, platica con El Big Data Mx sobre los internos en el lugar.

Son 17, de los cuales seis son cachorros de un mes, crías de Torni, a quien  rescataron de la zona de torniquetes. Desde que inició operaciones el lugar, 13 caninos ya encontraron un hogar.

El doctor y todos los trabajadores mencionan con alegría el nombre de los animales que hace referencia al lugar donde los encontraron elementos de Protección Civil (PC). Los animales al verlos no pueden contener su emoción y agradecimiento por todo lo que les brindan; seguridad, un hogar, alimento, cariño y paciencia.

El especialista refiere que ninguno de los inquilinos del lugar sufrió alguna herida relacionada por las vías del tren, sólo llegan con padecimientos leves.

Asimismo, menciona algo paradójico: a pesar de que la Línea 1 es subterránea, es en la que más operaciones de salvamento se realizan al igual que en la Línea B.

Pasamos al lugar donde atienden a los recién llegados. Primero, revisan sus condiciones de salud, después los dejan un periodo de cuarentena breve de dos a tres días en unas jaulas, y al último los bañan.

Después, pasan al lugar que será su próxima casa hasta que alguien los quiera como su mejores amigos.

Inicia el recorrido, al principio, Panti y Tlán, dos hembras chicas encontradas en Pantitlán, la primera ya es de planta y es familia de los trabajadores del lugar, la segunda, una cachorra de cinco meses de edad, gris con negro que ya está en espera de ir a su nueva casa.

Leer más: [VIDEO] ¡Sin consuelo! Llora perro a lado de su amo muerto

Torni y sus seis cachorros conviven felices con un niño, hijo de un empleado, al cual la madre identifica y le tiene toda la confianza.

Marzo te ve pasar, Indo sale un momento para que lo conozcas, Panto de tamaño mediano, pelo blanco y piel clara con un semblante escéptico, te conoce; a pesar de todo, están bien.

Como Katia Rodríguez, cuidadora, dice: “Son animales que vienen de soportar grandes cantidades de estrés”.

Más adelante, Roxy te observa con una mirada cautivadora; sus ojos color miel se comunican contigo y entonces entiendes cuando el doctor te dice que ya está próxima a tener una nueva familia; como todos está llena de cariño y con la fe recuperada en las personas.

Después, ves a Ario rescatado en Villa de Aragón y el que llegó más recientemente, a penas el domingo pasado. Sin embargo, está tranquilo.

Pasas por la casa de Tlahui, Rosa y Tepec, tres perros de tamaño de mediano, un poco más alterados que los demás. No nos detenemos mucho, seguimos, ya se aproximan las jaulas grandes y los animales de mayor tamaño.

Antes de llegar a conocer a los “gigantes”, Aldo, uno de los cuidadores, a quien parece que los canes obedecen con los ojos cerrados, saca a Rosa para que corra un momento y haga sus “necesidades”.

Después sale Verdi, encontrado en Indios Verdes, está muy calmado, parece un zorro y sus ojos están marcados por un intenso color negros. Él y Rosa corren y se persiguen como si el pasto del CTC se tratara de una pradera en el campo.

Los últimos tres son; Eca, una cruza de Husky con Pastor Alemán, de acuerdo con Aldo; Peñi, un Pitbull; y Nacho, un labrador con su patita renga.

Al final, los perros no dejan de ladrar. Quieren salir y ser libres; sin embargo, tienen que permanecer resguardados a salvo y para evitar peleas entre ellos.

De regreso a la salida te quedas pensando en el destino de aquellos animales si no existiera el CTC o si hubieran llegado muy tarde los rescatistas, porque en el lugar, comen dos veces al día, tienen atención especializada, conviven con otros animales y les dan terapia para que puedan ser adoptados.

¿Cómo me puedo llevar a un perro?

El doctor responde: “Te pedimos un comprobante de domicilio e identificación, vamos a tu casa a ver si cumple con las condiciones para un perro chico o grande, porque si los van a tener en la azotea, pues no”.

¿En un departamento puede estar un perro grande? Un perro chico sí, pero uno grande necesita un espacio más amplio”.

Te puede interesar:

Lanzan petición en Change.org para destituir a directivos del Metro por perro electrocutado en Pantitlán

Queda en libertad dueño de perro Pitbull que asesinó a niña en Coyoacán

Lanzan petición en Change.org para destituir a directivos del Metro por perro electrocutado en Pantitlán

 

Comentarios