Prolifera en Facebook renta de vientres; parejas homosexuales acaparan el mercado

https://www.youtube.com/watch?v=aPGrPSzpsDI  …

https://www.youtube.com/watch?v=aPGrPSzpsDI

 

A pesar de que los métodos de reproducción asistida todavía no están regulados , las parejas de varones homosexuales que viven en la capital del país que buscan formar una familia recurren a ellos al estar impedidos biológicamente para embarazarse.

 

La maternidad subrogada o mejor conocida como la renta de vientre es el método más utilizado por las parejas gay para convertirse en padres.

 

Según la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), en México se han instalado unas 75 clínicas que ofertan este tipo de servicios; pero al ser un tema que la Asamblea Legislativa del DF no ha querido regular desde 2011—cuando se presentó la primera iniciativa al respect—, existen páginas de Internet y grupos de Facebook (siendo este último uno de los más recurridos) que ofrecen este servicio a las parejas homosexuales.

 

Y es que los gays tienen dos caminos para convertirse en padres: la adopción, legal en el DF y la reproducción asistida que les permite tener un hijo “de sangre”. En la segunda alternativa los varones homosexuales deben buscar el apoyo de una mujer que quiera prestar su útero para la gestación del bebé. 

 

El Big Data Mx habó con la madre de alquiler que maneja la página de Facebook “Madre subrogada. Vientre en renta», quien indicó que de las 100 ofertas que recibió en un año, 30 eran de parejas de hombres homosexuales.

 

Respecto al costo del servicio, “Madre subrogada” advierte que si interviene una agencia, el costo puede elevarse hasta 170 mil pesos, si hacen trato directo con la madre por medio de la página de Facebook la cifra se podría reducir hasta los 120 mil pesos. Esto sin contar con los gastos clínicos necesarios en caso de una inseminación artificial u otra técnica embrionaria.

 

En estos casos la madre sustituta y la pareja de hombres hacen un contrato que les obliga a ellos a hacerse responsables de todos los gastos del embarazo y los que sean necesarios para procurar la buena salud de la mujer y el feto, y a ella a entregar el producto al finalizar el proceso.

 

Otras condiciones podrían ser que si el feto “viene mal” se permite el aborto y en el caso de que la madre desarrolle algún padecimiento derivado del embarazo, como la diabetes, la pareja gay se haría cargo de los gastos de esta enfermedad.

 

Sobre el pago, “Madre subrogada” indica que se pide un anticipo de 10%, otro 10% al transferir el embrión y después pagos mensuales de 5%.

 

Al termino del embarazo y previo acuerdo de las partes, el médico particular que atiende el parto se encarga de emitir el certificado de nacimiento de la criatura a nombre de alguno de los padres homosexuales, esto “por debajo del agua”, indica “Madre subrogada”.

 

Pues la mayoría de las parejas prefieren esto a viajar a uno de los estados donde es legal el método reproductivo.

 

En el caso de “Madre subrogada”, ella ha participado en la gestación de dos bebés. El primero fue hace 14 años cuando por problemas económicos sus padres corrían el riesgo de perder la casa donde vivían.

 

Después de casarse y tener una hija propia, rentó su vientre nuevamente hace 2 años, cuando su esposo sufrió una lesión en la columna que lo dejó sin trabajo y endureció la economía familiar.

 

En el presente “Madre subrogada” sigue ofertando su vientre pero admite que la competencia es dura y las ganancias no resultan tan atractivas como antes.

 

Adopción regular otra alternativa 

Por otro lado, si se decide acudir con especialistas que operen bajo la ley, las cosas cambian.

 

Cristina Valdez del Instituto Especializado en Infertilidad y Medicina Reproductiva (INSEMER) explicó a El Big Data Mx que en primer lugar ellos ofrecen una donante de óvulo y si la pareja de varones requiere que le consigan también una madre de alquiler, se recurre a una agencia, esto amparado bajo las leyes del estado de Tabasco, donde los métodos de reproducción asistida están regulados desde 1997. El esperma correría a cargo de los varones.

 

En este caso los costos de quienes acuden al INSEMER se elevan de 450 mil a 550 mil pesos, todo dependerá de la “evolución del embarazo y si se trata de uno o dos bebés”, entre otras variables, puntualizó Valdez.

 

Como el procedimiento que lleva a cabo el INSEMER es totalmente legal, al momento de registrar al menor no se tiene que realizar ninguna acción “debajo del agua”, sin embargo como se puede percibir su costo lo hace inaccesible para parejas homosexuales de clase media.

 

Debido a la ilegalidad no existen cifras oficiales de parejas gays que en México recurran al vientre de alquiler para convertirse en padres. Según funcionarios del Registro Civil en Ciudad de México, no es posible identificar si los menores registrados son producto de un método de reproducción asistida.

 

Explican que es por cuestión de derechos humanos que no se pide está información a los padres, tampoco lo hacen en el caso de los hijos no biológicos que son adoptados.

 

Y es que la discriminación es otro problema que enfrentan, tanto las parejas de varones que deciden ser padres, como sus hijos.

 

Yania Cordoba, presidenta de la organización Familias Diversas, señaló que los hijos de padres gays pueden ser discriminados, pero admitió que esto depende del estatus socioeconómico de la familia homoparental y el entorno en el que se desenvuelvan.

 

Las familias homoparentales con un nivel económico elevado y que se desenvuelven en ambientes sociales más educados, sufren menos discriminación que las familias homoparentales de clase media o baja que tienen que lidiar con servicios de educación y salud pública, por ejemplo.

 

No obstante destacan las excepciones que hacen la regla. Como el caso de Alex y Pepe, padres gays de Monterrey que tuvieron a su hija por medio del método de maternidad subrogada. 

Cuando Alejandra, la hija de Alex y Pepe tuvo que ser inscrita a educación preescolar, The Hills Institute una institución educativa de buen nivel de la colonia Cumbres en esa ciudad de Nuevo León, impidió a la niña seguir recibiendo instrucción en sus instalaciones.

 

La directora de dicho plantel, Patricia Durán, argumentó que los padres de familia que tenían a sus hijos ahí eran homofóbicos.

 

Por su parte Familias Diversas ha formado un grupo de apoyo de 400 familias homoparentales, con los que celebra distintos tipos de reuniones, para conocerse, compartir experiencias, hacer lazos amistosos y también para generar una sana convivencia entre los menores que viven con dos padres o dos madres.

 

A pesar de que existen estudios, como el publicado por la Universidad de Cambridge y el Instituto de Ciencias Weizmann, que señalan que en dos años sería posible que una pareja de varones homosexuales concibieran un hijo biológico con herencia genética de ambos.

TE INTERESA