Talleres de pirotecnia en espera del Mercado de San Pablito Tultepec

15 septiembre 2017 10:00 am

El señor Eduardo Díaz Cortés se encontraba en su taller de elaboración el día de la explosión -el 20 de diciembre de 2016- pero su esposa estaba en el local que tenían en el Mercado de Pirotecnia de San Pablito Tultepec.

“Se espanta más el que está afuera del mercado, se me hizo eterno llegar del taller al mercado. Son sólo 14 minutos y sentí que nunca llegaba”, relató a El Big Data Mx al precisar que pudo respirar tranquilo al saber que ninguno de sus familiares les pasó algo.

Cuenta con el permiso general 2087 para la venta de cohetes que permite ofrecer más de 20 productos, pero nos cuenta que a raíz del accidente de diciembre sus ventas han disminuido, y se ha visto en la necesidad de implementar en su taller su área de venta hasta que el mercado esté listo.

En la Saucera hay un promedio de 200 talleres, entre cada taller se debe tener por lo menos 35 metros, aunque el suyo se encuentra solo en medio de la nada así ha tenido que hacer sus medidas de seguridad para no arriesgar a la familia ni el patrimonio, su taller cuenta con cuatro módulos que es la caseta de vigilancia, módulo de polvorín de producto terminado, materia prima, y el taller de elaboración, se tiene 25 metros de separación entre cada módulo.

Aquí se elabora las llamadas cometas desde el proceso de la mecha, las hay de seguridad y de encendido rápido, las cuerdas se mezclan con químicos “clorato de potasio, PVC, cola y anilina para darle color a la mecha de seguridad, las de serillo se mezclan con “clorato de potasio y azufre que hace que prenda al contacto o raspado junto con cola, pasándolas.

Después la mecha se lleva a un tendido o secado, de ahí se insertan en las tablas de cera con aserrín, son bañadas con el primer producto, así se llevan a el segundo que es blanco de España con el cual comienzan a tomar forma, después a un bañado de color que es la que les acaba de dar forma para después llevarlas a el llenado de bolsas y estén listas a la venta.

Este terreno es una herencia que mi madre me dejó, aunque mi abuelo fue quien se lo dio a mi madre, pero con la condición de que ese terreno fuera para mí, ya que antes mi taller lo tenía en la casa y siempre se corre riesgo, así que mi abuelo quería que yo ya no elaborara pirotecnia en casa es por eso que todo lo elaboro aquí y con menos riesgo ya que cuento con todas las medidas de seguridad.

Comentarios