no son un palo quemado