e rompió una taza de vidrio en su cabeza