Peligra hospital general de Tláhuac por mega grieta

31 octubre 2017 9:45 pm

La grieta que atraviesa el hospital General de Tláhuac pueden ocasionar problemas mayores al nosocomio si no son atendidas lo más pronto posible.

Sin embargo, las fisuras en este terreno no es un problema nuevo, pues durante la edificación del hospital en 2007, la empresa constructora Incop abandonó los trabajos debido al descubrimiento de una falla geológica en el predio.

Aunque la empresa se enfrentó a un proceso por incumplimiento de contrato, ésta alegó que se desconocía de las cavidades al interior de la superficie de 21 mil 522.29 metros cuadrados.

De acuerdo con la Secretaría de Salud, dicho hospital atiende a 240 mil personas  que se pueden quedar sin atención médica debido a la formación de una grieta de aproximadamente ocho metros de ancho en la calle Gabriela Mistral, aledaña al inmueble.

Ésta se formó durante el sismo del 19 de septiembre y se ha convertido en una malformación de la tierra en forma de escalón, la cual es sorteada por los automóviles a su paso.

foto_José Luis Villa

Durante un recorrido realizado por El Big Data se observó que en el estacionamiento del nosocomio se lleva a cabo el cambio de tubería que se fracturó con el movimiento telúrico.

foto_José Luis Villa

De acuerdo con José Luis Navarro, ingeniero civil y Director Responsable de Obra (DRO) número 1959, las grietas corresponden a una serie de fallas geológicas que han sido documentadas por el Instituto de Geociencias de la UNAM.

Se trata de las fallas geológicas de Mixhuca, Copilco, San Lorenzo Tezonco y Santa Catarina, las cuales ocasionaron fisuras en las colonias El Mar y Villa Centro Americana en Tláhuac.

La extracción de agua para sus uso cotidiano contribuyó a que la tierra perdiera su fortaleza y ahora hay que colocar una mezcla resistente al paso de vehículos y otros movimientos telúricos.

“La zona de transición es un suelo que se encuentra pegado al suelo resistente y al suelo que no resiste, es la parte que se encuentra en medio, de tal forma que en un movimiento telúrico no resiste esta fuerza y se rompe.

“Hay que trabajar la grieta, extraer la tierra que ya perdió la resistencia, pues ya está muy débil, y rellenar con una mezcla homogénea, muy parecida a la densidad del suelo existente, es una mezcla de tepetate bentonita y cemento”, detalló Navarro.

Daños colaterales

Además de las afectaciones que pueda sufrir el hospital por las grietas, puede haber una serie de daños colaterales en la zona y casas aledañas.

“Si no es atendida puede dañar severamente al hospital, pero también traería daños colaterales a la infraestructura hidráulica, la red del drenaje y la red de agua potable, también se puede dañar la estabilidad estructural de los postes de luz y la propia estabilidad de los conductores de vehículos dado  que se se empiezan a generar escalones muy abruptos que superan los 10 o 12 centímetros.

“En este punto podemos observar una situación muy similar a la de los edificios que chocaron entre sí, pues el suelo de transición chocó y formó la grieta que se extiende hasta el hospital”, dijo Navarro.

El especialista aseguró que se debe aplicar un programa generalizado de rescate en Tláhuac, pues no se pueden únicamente rellenar las grietas con arena y tepetate, pues estas malformaciones debieron romper la tubería del drenaje y ello podría formar socavones.

foto_José Luis Villa

Durante un recorrido realizado por las calles de la colonia El Mar, se observó que las grietas más significativas fueron tapadas con arena como una medida de mitigación temporal, pero éste no es un remedio permanente.

Si no se atiende a tiempo, se corre el riesgo de que el suelo tenga una sobrehidratación de agua en la próxima temporada de lluvias y esto provocaría el hundimiento de los predios.

“El problema de las casas es que se tendrá un exceso de hidratación en el piso, pues la temporada de lluvias reblandecerá los estratos donde están colocados los cimientos, si no se controla la humedad debajo de las viviendas se pueden inclinar en un determinado momento.

“Deben quitar un metro y medio de ancho en cada extremo de la grieta, colocar el material semi sano en donde se pueda, retirar todo el suelo que ya perdió la resistencia y verificar que la grieta no combine de manera desfavorable con el sistema de tuberías; y si el sistema de tuberías ya se rompió por el efecto de la grieta hay que cambiar ese tramo con material flexible, después rellenar, esto acompañado de estudios de laboratorio”, explicó.

En días pasados el diputado Leonel Luna dio a conocer que un grupo de geólogos realizan estudios de las grietas que se encuentran a más de 15 metros de profundidad.

De acuerdo con los especialistas hay fracturas en la red hídrica y el drenaje de las colonias Unidad Villa Centroamericana, Del Mar e Hidalgo.

Comentarios