Mutilación genital, una cirugía donde el paciente no tiene derecho a decidir

14 julio 2015 5:00 am

La falta de información y los prejuicios provocan que las personas intersexuales se enfrenten a distintas problemáticas desde su nacimiento.

Sin embargo, la mayor queja de las personas intersexuales al crecer tiene que ver con la mutilación genital que sufrieron al nacer debido a que no fue una decisión suya sino de sus padres motivada por el personal médico.

El sexólogo Óscar Chávez Lanz explicó que entre la sociedad e incluso la comunidad médica, prevalecen prejuicios binarios sobre cómo debe ser un hombre y una mujer, así que  lo que se considera fuera de esos límites, se “corrige”; intervención que ya se condena en países de Europa.

En entrevista con El Big Data Mx calificó de “vejación” la intervención quirúrgica de recién nacidos intersexuales, pues además de cuestiones psicológicas, al crecer algunos de ellos pueden padecer insatisfacción sexual, confusión o incluso esterilidad.

Los intersexuales son personas cuyas características sexuales innatas parecen ser masculinas y femeninas al mismo tiempo, o no del todo masculinas o femeninas, o ni masculinas ni femeninas, según lo publicado por la Organización Internacional Intersexual (OII).

La diferenciación sexual da inicio cuando un embrión hembra empieza a transformarse en un embrión macho, esto ocurre en cuatro niveles: corporal, genital, las gónadas y el cerebro.

“Si esos cuatro niveles coinciden y permanecen en el estado original que es femenino o mudan hacia el estado masculino entonces no hay intersexualidad, si alguno de esos niveles no coincide entonces es cuando hablamos de intersexualidad”, abundó Chávez Lanz, advirtiendo que esta definición se apega más a su formación como biólogo.

Si bien hay casos que pasan inadvertidos, cuando un recién nacido muestra alguna de estas variaciones más evidentes, los médicos informan a los padres y los alarman.

Es ahí cuando se toma la decisión, sin el evidente consentimiento del menor, de llevar a cabo la mutilación genital, condenada ya en países como Australia y otros más en Europa.

¿Por qué actúan los médicos así? ¿Es malo nacer intersexual? Preguntó El Big Data Mx al sexólogo Óscar Chávez Lanz.

“Ante el hallazgo de una persona que no cumple con esos extremos, en automático el sistema médico decide que hay que empujar a esa persona hacia el lado que se pueda empujar más fácilmente, y convertir a esa persona (recién nacida) en hombre, hombre o mujer, mujer”, puntualizó.

En ocasiones la intervención quirúrgica es indispensable por particularidades médicas, renales, que ponen en riesgo la vida del recién nacido, pero son los menos de los casos, advirtió.

El mayor porcentaje de personas intersexuales insatisfechas son aquellas a las que se les forzó a tener un cuerpo femenino, debido a que es más fácil cortar que añadir, abundó el sexólogo, se les fabrican cavidades vaginales que no alcanzan el nivel de sensibilidad sexual óptimo, por ejemplo.

“Si nuestros cuerpos no se adecuan a la norma creen que seremos desdichados y, principalmente incomodaremos a la sociedad con nuestros cuerpos diferentes, y a nuestros padres”: es el testimonio de una persona intersexual, cuya identidad será protegida por esta casa editorial.

La mejor manera de enfrentar esta problemática es con información, aseguró Chávez Lanz. Llegado el momento, la mayoría de edad de las personas intersexuales, podrían decidir si someterse a tal o cual procedimiento o permanecer como intersexuales si no les representa ningún riesgo específico a la salud.

“Las personas intersexuales pueden vivir así toda su vida y muchas pueden tener hijos, no es una condición que les impida la reproducción”, aseguró el sexólogo.

En México el diputado electo Fernando Rubio informó a El Big Data Mx que dentro de su agenda de diversidad sexual, prevén plantear un proyecto de ley para prohibir la mutilación genital.

A los legisladores interesados, el sexólogo recomienda revisar la legislación internacional ya emitida al respecto, fundamentada en adecuada investigación científica. Pero también pidió que se dé acercamiento respetuoso con la comunidad intersexual de México, para entender mejor sus necesidades.

“De por sí como es la sociedad homofóbica, que no acepta que dos personas (del mismo sexo) se amen o se gusten y sean felices; ahora imaginate con nosotros. Su motivación es que según ellos, no suframos discriminación, que seamos buenas personas heterosexuales, que podamos tener sexo de manera ‘normal’ o sea heterosexual”, lamentó nuestro testimonio.

Comentarios