Morena 2018 ¿El despertar de la fuerza?

8 enero 2018 10:37 pm

A poco más de tres años de su creación, Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se convirtió en la fuerza electoral más atractiva, y su líder, Andrés Manuel López Obrador, es, hasta ahora, el preferido de las encuestas.

En la víspera del arranque formal de las campañas presidenciales, al ex jefe de Gobierno capitalino se le alinean las estrellas, pues goza de simpatías no sólo ciudadanas, sino de personajes clave en la política mexicana.

La mayor preocupación para “la mafia del poder (léase sus adversarios)” –que para efectos de este texto llamaremos el lado oscuro de la fuerza–, es que José Antonio Meade y Ricardo Anaya no encuentran la forma de remontar en las encuestas.

Mientras que el principal activo de AMLO está en el hartazgo ciudadano, respecto al Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto y un cúmulo de gobernadores priistas que en este lustro desfalcaron a la nación.

Encuestas, como la del diario Reforma, coloca a Andrés Manuel en el primer sitio con 32% de intención de voto y una ventaja que duplica la popularidad de sus adversarios del PRI y de la coalición Por México al Frente.

La casa encuestadora GCE le da menos margen, pero hablamos de casi 10 puntos porcentuales. En diciembre, EL Universal/Buendía y Laredo reportó que Morena se mantiene como el partido con más simpatizantes, al tener 27% de las preferencias.

Pero… ¿por qué López Obrador sigue siendo una opoción para gobernar el país? 

El doctor Miguel Armando López Leyva, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, considera que la ventaja de Morena está en el liderazgo de Andrés Manuel y su consistente discurso.

Una de las propuestas más importantes de Morena es el combate a la corrupción y todo indica que la mayoría de sus militantes, especialmente AMLO, han logrado desmarcarse de este tema “bastante bien”, a pesar de múltiples acusaciones.

Además, cuentan con una base electoral fuerte que fue heredada por la militancia del PRD en la Ciudad de México y esto constituye su bastión político.

En 2015 tuvo importantes victoras electorales y hoy no sólo cuenta con su aliado histórico (Partido del Trabajo), sino que en sus filas está el Partido Encuentro Social (PES) y sus nada despreciables 5 puntos de preferencias.

Y, por si fuera poco, economistas y actores políticos han manifestado que esta vez AMLO podría ganar las elecciones de 2018.

Con esa tendencia y los números de las encuestas, Los últimos jedis de la izquierda buscan contraatacar el imperio en 2018.

El retorno del Jedi

Andrés Manuel López Obrador es el político de la historia mexicana actual con mayor liderazgo. Tanto, que arrancará su campaña presidencial como el favorito de las encuestas para relevar a Enrique Peña Nieto.

La bandera con la que el ex jefe de Gobierno de la Ciudad de México busca conseguir el respaldo ciudadano es la reconcilaición del país y castigando a los políticos que estén inmersos en la corrupción.

AMLO es considerado un caballero Jedi de la política, acostumbrado a que sus enemigos políticos lo descalifiquen y emprendan campañas mediáticas en su contra; sin embargo, entre la población juvenil sigue tomando fuerza.

Sus típica frase “la mafia del poder” es ampliamente conocida entre los habitantes de este país, y a pesar de que en el círculo rojo representa un hartazgo, en la sociedad genera identidad.

Inició su carrera en las filas del PRI a finales de los 70; en 1989 se afilió al recién creado PRD, encabezado por Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo. Andrés Manuel fue presidente nacional del PRD de 1996 a 1999.

El 5 de diciembre de 2000 asumió la jefatura de Gobierno del Distrito Federal después de que el 2 de julio ganara la elección con 34.5% de los votos. Desde entonces su carrera creció exponencialmente.

La implementación de los programas sociales –especialemente el de los apoyos a personas de la tercera edad– y la construcción de los segundos pisos, le dieron un estatus tan rentable, que 12 años despúes le siguen dando frutos.

El tabasqueño representa cercanía con la gente debido a que es el único opositor real al sistema de Gobierno, en el que se han aliado los ex presidentes de la República Vicente Fox y Felipe Calderón con Enrique Peña.

Esa alianza representa para AMLO la causa de más de 170 mil ejecuciones relacionadas con el narcotráfico en 10 años y el desfalco de las finanzas de entidades como Veracruz, Tabasco y Coahuila.

López Obrador cambió radicalmente su discurso. En 2006 tomó Paseo de la Reforma y en 2012 se convirtió en el candidato amoroso: el de la reconciliación, aunque no fue suficiente para ganar la Presidencia.

Hoy Andrés llega a la antesala presidencial con un nuevo partido. Uno que, asegura, está lejos de los grupos que han gobernado el país.

Esta vez, no sólo lleva ventaja en las encuestas; se ha rodeado de personajes que influyen en la política nacional, y ahí están ex perredistas, panistas y priistas.

Marcelo Ebrard jugará un papel esencial; el Partido Encuentro Social –del cual ha trascendido que es apoyado por Miguel Ángel Osorio Chong– y el PT le dan más peso a las aspiraciones de AMLO.

Es así como busca ganar la carrera presidencial. ¿Le alcanzará?

Al imperio contraataca

Claudia Sheinbaum Pardo llega a la candidatura de la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México con una ventaja importante respecto a sus adversarios del frente conformado por el PRD, PAN y Movimiento Ciudadano.

La académica, miembro del Sistema Nacional de Investigadores y de la Academia Mexicana de Ciencias, se licenció en física; maestra y doctora en ingeniería energética por la Universidad Nacional Autónoma de México.

Por ello asegura que, de ganar las elecciones de 2018, será una gobernadora inmersa en la tecnología y la innovación, especialmente en materia ambiental.

Su carrera política inició en 2000, cuando fue nombrada titular de la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) en la administración de Andrés Manuel López Obrador en la Ciudad de México.

Durante esta gestión fue responsable de la construcción del segundo piso del Periférico y de la primera línea del Metrobús, cuando el encargado debió ser el secretario de Obras y Servicios.

Pero el mayor acierto de la precandidata es ser la padawan (alumna) más cercana a AMLO; es decir, la única que podría mantener el sello del ex jefe de Gobierno.

Coordinó el Movimiento en Defensa del Petróleo durante la Reforma Energética, formando brigadas de mujeres a las que se les llamó “Adelitas”.

Sheinbaum estaba considerada en la propuesta de gabinete de 2012 de Andrés Manuel López Obrador; en la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

En 2015 ganó las elecciones locales para desempeñarse como jefa delegacional de Tlalpan.

En agosto de 2017, Morena llevó a cabo una consulta interna para conocer a su candidato a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, en la que resultó victoriosa Sheinbaum; ahora es la virtual candidata de Movimiento para las elecciones de la Ciudad de México.

El proyecto de Sheinbaum de rescate para la Ciudad de México se basa en cinco ejes:

1.- Innovación

2.- Sustentabilidad

3.- Inclusión

4.- Equidad y honradez

5.- Gobierno abierto.

Este programa cuenta con doce rubros de política pública encaminados al uso de la ciencia y la tecnología, con una perspectiva incluyente y de cuidado al medio ambiente.

Al igual que Andrés Manuel, una de sus principales propuestas se centra en el combate a la corrupción, por lo que cancelará los privilegios para los servidores públicos, mediante una reingeniería de la estructura de Gobierno.

Las encuestas señalan que Morena ganaría la mayoría de las delegaciones, lo cual facilita el camino de Claudia; además, goza de la simpatía de Xóchitl Gálvez, quien podría influir en su victoria.

Comentarios