México llega a los Olímpicos sin nuevos cuadros

18 enero 2018 6:00 am

El año sabático culminó para el deporte amateur y este 2018 comienza el camino rumbo a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, donde el primer paso será enfrentar los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla, en los cuales México tiene un gran reto: no ser desplazado del segundo lugar por Colombia.

Pero ¿con qué atletas México podrá competir en el presente ciclo? Hay deportistas que ya tienen varios ciclos olímpicos en su carrera deportiva que, al mantener su nivel competitivo, son quienes vuelvan a dar la cara por nuestro país en los eventos internacionales que se avecinan.

Un claro ejemplo es Paola Espinosa, quien estará en su quinto ciclo olímpico y en 2018 buscará regresar a una justa centroamericana después de estar ausente en Veracruz 2014. En Mayagüez 2010 obtuvo tres oros y ahora para Barranquilla competirá en el trampolín de tres metros.

DEPORTE AMATEUR
PAOLA, SESION DE ESTIRAMIENTOS
Action photo of Paola Espinosa, during a training session at CONADE./Foto de accion de Paola Espinosa, durante una sesion de enetrenamiento en la CONADE. MEXSPORT/OMAR MARTINEZ

“Aún puedo lograr cosas muy importantes en mi carrera deportiva y estoy preparada para llegar a los Juegos Centroamericanos y así iniciar mi camino rumbo a los Olímpicos de Tokio 2020”, aseguró.

Los clavados también podrían depender de otros atletas como Germán Sánchez e Iván García, quienes se ausentaron en el Mundial de este año en Budapest y con ello México estuvo fuera de las medallas en pruebas olímpicas. Sólo se ganó una de plata en la modalidad por equipos con Rommel Pacheco y Viviana del Ángel.

En el taekwondo, María Espinoza ha sido la máxima referente de las justas olímpicas,  ya que ha logrado tres medallas: oro en Pekín 2008, bronce en Londres 2012 y plata en Río de Janeiro 2016, y desde la edición en China no ha habido otro mexicano que se suba al podio en la magna justa.

La taekwondoín, después de ganar el bronce (segundo en su carrera deportiva) en el Mundial de Muju, no ha vuelto a competir y aún mantiene la duda de si seguirá en este ciclo olímpico.

Es por ello que se prenden los focos rojos en este deporte, pues no hay claridad de si habrá otro atleta con la posibilidad de continuar en el podio en esta disciplina, pues desde que fue deporte oficial en Sidney 2000, siempre ha conseguido una medalla olímpica.

“Estar en los Centroamericanos y del Caribe es algo que debo pensar bien, depende de la planificación con entrenadores y de mi decisión de ir o no; quiero hacer uno o dos eventos oficiales al año y prepararme bien para ellos. Todavía tengo deseos de entrenarme y competir. Mantengo la motivación de seguir compitiendo y si mi carrera termina en los Olímpicos de Tokio 2020, seguro antes buscaré ganar los Juegos Panamericanos de Lima 2019”, declaró Espinoza.

El tiro con arco tiene en el equipo femenil la posibilidad de resultados destacados, mientras que en el varonil no ha habido un cambio generacional, por lo que desde hace muchos años son los mismos arqueros que compiten en eventos internacionales sin resultados favorables.

Aída Román y Mariana Avitia consiguieron plata y bronce, respectivamente, en los Olímpicos de Londres 2012, y son las cartas fuertes para este ciclo olímpico que culminará en Tokio 2020.

foto_José Luis Villa

“Sé que los Juegos Centroamericanos son importantes, es un año interesante, pero no me gusta pensar en cosas a futuro porque nada te asegura que van a pasar, quiero llegar preparada, eso es todo. Hoy estoy en el plan de disfrutar lo que hago, ya no es el pensamiento de que tengo que alcanzar el 10, tengo que romper con la marca, tengo que destrozarlo; no, soy humana y tengo errores, días buenos y malos, que si no estoy bien ni física ni psicológicamente las cosas no se van a dar”, mencionó Román.

Por otro lado, el atletismo mexicano disfruta de las glorias que le da la marchista Guadalupe González, quien recientemente ganó la medalla de plata en el Campeonato Mundial de Londres: para el siguiente año la mexiquense buscará la única presea que le hace falta en su carrera deportiva, la de unos Centroamericanos.

Asimismo, González ha decidido continuar con otro ciclo olímpico, ya que busca revancha de ella misma en Tokio 2020, donde buscará el oro que se le fue de las manos en la edición de Río de Janeiro 2016.

“Empieza el ciclo olímpico y espero que salga como lo hemos deseado. El próximo año vienen los Juegos Centroamericanos y del Caribe, un evento en el que no he podido competir, pues en 2014 tuve una lesión en la espalda, pero espero asistir y brindarle otra medalla a mi país. También espero llegar en buena forma a Tokio 2020 y enfrentar con éxito ese reto”, dijo González.

En otras pruebas esta disciplina ha tenido exponentes que logran destacar a nivel internacional, pero no hay quien venga detrás.

Tal es el caso de Ana Guevara, quien se retiró y las velocistas mexicanas desaparecieron del plano internacional; otro caso es el de Luis Rivera, quien trascendió en 2013 con medallas mundiales en salto de longitud, pero hace cuatro años esa prueba ya no destaca más por México.

La detección de talentos no prospera

La Olimpiada Nacional es un evento que se creó para detectar talentos y después trabajar con su potencial, para así convertirlos en las nuevas promesas del deporte.

Sin embargo, el director de la Conade, Alfredo Castillo, mencionó que ese evento ha perdido sentido y ya sólo se ve como un certamen de masificación y activación física.

“El objetivo de la Olimpiada Nacional no era el tema de la masificación o activación, sino el reclutamiento de talentos. Han sido más de 100 millones anuales y en este 2016 aportamos 92. Creo que si ese dinero se hubiera destinado a otro fin, nuestro crecimiento sería a la par del de Colombia. Si dar dinero generara mejores deportistas, México desde hace tiempo tendría que ser una enorme potencia”, dijo Castillo.

Ante ello, el máximo dirigente del deporte mexicano creó academias para continuar con la detección y reclutamiento de talentos, con la finalidad de ser una opción que pudiera desaparecer la Olimpiada Nacional para el siguiente año, pero eso no sucedió.

En el 2017 destinó 70 millones de pesos para la creación de las Academias de Box, Artes Marciales Mixtas, Tenis, y para el 2018 año pretende continuar con la de voleibol y taekwondo.

El punto en contra que tiene este proyecto es que debido al pleito que tiene la Conade con algunas federaciones nacionales, los deportistas detectados no podrán ser inscritos para competencias internacionales, ya que eso depende de la federación en turno, tal es el caso del boxeo.

“Lo ideal sería que buscaran un lugar rumbo a Tokio 2020, pero eso no va a pasar mientras no haya cambios en la federación de boxeo”, dijo el titular de la Conade.

La mayoría de los deportes que se han iniciado en la academia son para el sector profesional, como es el caso de artes marciales mixtas o la de tenis, además, la presente administración terminará a finales del 2018; por lo tanto, existe la incertidumbre de si el nuevo dirigente del deporte continuará con este proyecto de detección de talentos. De lo contrario, el futuro del deporte mexicano pende de un hilo, ya que varios de los medallistas están por retirarse.

Comentarios