El bullying homofóbico es tres veces más violento

21 julio 2015 5:00 am

https://youtu.be/x9ydQ8UgRew

El 66 % de los adolescentes LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans) admitieron ser víctimas de bullying y aunque es tres veces más violento que en otros grupos, no hay políticas especiales para erradicarlo.

Y es que aunque el bullying escolar se está tratando de eliminar por parte de las autoridades, especialistas señalan que el que sufren los LGBT necesita un trato diferente, pues además de las acciones contra la violencia, todos los menores deben recibir educación de diversidad sexual.

El denominado bullying homofóbico genera depresión en 58% de los casos, 45% prefiere aislarse o dejar la escuela, pero los casos más graves son quienes han pensado en el suicidio, que son una cuarta parte de los adolescentes acosados.

Esto según cifras de la Encuesta sobre Bullying Homofóbico, publicada en 2012 por las organizaciones Youth Coalition, Coalición de Jóvenes por la Educación y Salud Sexual (Cojess), Foro Ene Hache y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), último estudio sobre el tema.

De acuerdo con este documento, los maestros ven el bullying como algo normal, sólo 25% de los profesionales de la educación encuestados se han percatado de una situación como ésta y apenas un 5% ha aplicado sanciones a los agresores.

La profesora Fernanda Garza, también presidenta de la organización Todo Mejora México, explicó que los docentes tienen las manos atadas ante una circunstancia que puede ser considerada como subjetiva por parte de padres de familia y directivos.

“Muchos dicen que ellos también lo vivieron y creen que los adolescentes deben aguantarse”, comentó.

Advirtió que es necesario resguardar la seguridad e integridad de todos los estudiantes, pero las escuelas deberían además incluir en sus programas algunos cursos o talleres de sensibilización en materia de diversidad sexual.

Otro estudio publicado por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) asegura que el bullying en contra de los jóvenes LGBT resulta tres veces más violento que el sufrido por otros grupos.

Además señala que el bullying para ello no termina en las aulas, continúa en el hogar, pues en ocasiones también son víctimas de agresiones por parte de sus familiares.

Todo esto se agrava gracias a las redes sociales como Facebook Twitter, donde la exposición pública se potencializa y eleva los cuadros de depresión, alertó la presidenta de Todo Mejora México.

Loyola Mx (@yosoyloyola), estudiante de preparatoria en un plantel de la Universidad del Valle de México (UVM) en el Distrito Federal, ha sido víctima de este fenómeno, ya que como no se identifica ni como mujer ni como hombre, causó confusión y cierto nivel de rechazo.

Con 19 años de edad, Loyola Mx dijo a El Big Data Mx que no le importa como le llamen, si por mujer u hombre. Aclaró que dentro de la escuela es más conocido por su identidad masculina, pero fuera, amigos, familiares y en el ambiente musical -es Dj-  la reconocen como una chica andrógina y lesbiana.

“Yo no me identifico con nada, niña o niño, simplemente soy yo”, enfatizó Loyola Mx, quien además tiene un videoblog en YouTube.

Tras la confusión por su expresión de género e identidad sexual, algunos compañeros incluso llegaron a apostar dinero para adivinar si es mujer u hombre. Sin embargo, Loyola Mx asegura que es paciente, sobre todo porque es consciente de las limitaciones de los profesores y algunos de sus compañeros que no entienden su identidad.

Pero además de la confusión, hubo adolescentes varones que se sintieron incómodos por su presencia en el baño de hombres, y como también hubo chicas que se incomodaron por su presencia en el baño de mujeres, la Consejería de la prepa le asignó un baño especial.

Ahora Loyola Mx puede utilizar los baños de las oficinas administrativas, donde no sufre señalamientos, según explicó Arturo Chong, uno de los coordinadores de Bachillerato en la UVM.

Chong dijo a esta casa editorial que cuando uno de los profesores detecta casos de bullying se les da seguimiento con consejería psicológica y académica, y en su caso se llevan a cabo acciones para que el alumno afectado deje de sufrir rechazo, abuso o ataques de cualquier tipo.

El procedimiento se hace con toda discreción sobre todo para que otros miembros de la comunidad estudiantil poco sensibilizados en materia de diversidad sexual, no entren en conflicto con la asignación de “trato especial” a algún estudiante, explicó.

Fernanda Garza consideró que efectivamente se trata de una buena medida para resguardar la seguridad e integridad de todos los estudiantes, pero insistió en considerar herramientas para impartir educación sobre diversidad sexual.

Como maestra de idiomas, Garza, admitió que son pocas las herramientas que tienen los educadores para castigar a los acosadores (quienes aplican bullying) hasta que no exista un daño físico, como los golpes.

Participa y Comenta