Despilfarra Edomex más de 300 mdp en seguridad fallida

17 enero 2018 6:00 am

A pesar de que en los dos últimos años el Estado de México destinó más de 318 millones de pesos en cinco municipios para disminuir el índice delictivo, los resultados son casi nulos, ya que sigue encabezando la lista de homicidios dolosos, secuestro y extorsión.

Los municipios de Ecatepec, Naucalpan, Nezahualcóyotl, Huixquilucan y Tlalnepantla, recibieron 174 millones de pesos para la compra de vehículos de patrullaje en 2016, así como botones de pánico, motocicletas e incluso helicópteros.

Mientras que en 2017, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, la inversión en estas jurisdicciones fue  de 144 millones de pesos.

Además, en este sexenio se instalaron 10 mil cámaras de vigilancia para sus 44 municipios con mayor población e incidencia delictiva.

En total hay dos mil 500 postes con cuatro cámaras cada uno, las cuales están conectadas al Centro de Control, Coordinación, Comando, Cómputo y Telecomunicaciones (C5) de Toluca y Ecatepec.

Sin embargo, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública reporta que los delitos de alto impacto, como homicidios dolosos, secuestros, extorsión y robo de automóviles, se han mantenido igual que en años pasados.

A decir del director del Centro de Estudios Sociológicos del Colegio de México, Arturo Alvarado, la implementación de la tecnología no servirá si el cuerpo policiaco es corrupto; para erradicarlo, hay que eliminar a los malos elementos y premiar a los que sí cumplan con su labor, afirma.

La punta del iceberg

El  municipio de Ecatepec, encabezado por el priista Indalecio Ríos, es el más vigilado de todo el Edomex, pues cuenta con el mayor número de cámaras de vigilancia conectadas a los C5 (encargado de la vigilancia estatal) con 300 postes; irónicamente es la región donde se reportan más delitos.

Este año recibió 46 millones 38 mil pesos del programa de Fortalecimiento para la Seguridad (Fortaseg)  con los que reportó la compra de seis patrullas nuevas, dos torres de vigilancia y uniformes para dos mil policías.

Eso impidió que fueron incluidos en el quinto lugar de los 50 municipios más peligrosos debido a su alto número de homicidios.

En 2016 reportó 14 mil 321 delitos y este año hubo cerca de 14 mil 200. A éste le siguen Tlalnepantla, con cinco mil 338; Toluca, con cuatro mil 706; Nezahualcóyotl, con cuatro mil 661; y Naucalpan, con tres mil 632.

Este último recibió este año 27 millones 652 mil pesos por parte del Fortaseg, que le sirvieron para comprar un helicóptero usado para patrullar las calles y colonias de este municipio mexiquense.

Sin embargo, a pesar de la presencia de la aeronave y de las 840 cámaras que son monitoreadas, los delitos en la entidad no han disminuído.

En octubre de 2016,  Eduardo Valiente, comisionado estatal de Seguridad Ciudadana (CES), prometió reducir los delitos en este municipio en un plazo de dos meses, pero no fue así.

Tan sólo el delito de robo con violencia a transeúntes pasó de 42 denuncias en octubre de 2016 a 146 denuncias en febrero de este 2017.

El robo con violencia a transportistas también tuvo un aumento, pues en octubre de 2016 se registraron 34 delitos, mientras que en febrero de este año subieron a 72.

En el mismo lapso, el robo con violencia a casa habitación pasó de nueve a 12; y el delito de robo con violencia, de 20 a 38.

En el caso de Tlalnepantla, la alcaldía encabezada por Denisse Ugalde compró el año pasado 52 vehículos para patrullar las calles del municipio con una inversión de 28 millones de pesos.

A pesar de este esfuerzo, el municipio se mantiene en la lista con mayor número de delitos dolosos.

El único municipio que ha bajado la incidencia delictiva hasta 60% es Nezahualcóyotl, pues en 2012 se registraron 10 mil 148 delitos y para 2016 la cifra se redujo a tres mil 659 delitos.

Esto se debe a la implementación de la policía vecinal de proximidad, la cual está dividida en 100 cuadrantes; cada cuadrante es vigilado por tres policías a bordo de una patrulla por turno, lo que mejoró el tiempo de respuesta.

De acuerdo con Miriam Jiménez, ex secretaria técnica de Seguridad Pública del municipio de Chicoloapan, el caso de Nezahualcóyotl es un ejemplo de la coordinación de los mandos policiacos en todos sus niveles.

“Supieron aplicar un modelo de seguridad único porque aprovecharon muy bien la orografía del lugar, el municipio es completamente plano y las calles están conectadas entre sí, de este modo fue posible la creación de los cuadrantes.

“Además, la policía de Nezahualcóyotl es una de las mejores pagadas, incluso reciben bonos por cada criminal que atrapan, este incentivo provoca que los agentes tengan ganas de trabajar”, dijo Jiménez.

Proyectos de seguridad fallidos

El patrullaje en los municipios de Naucalpan, Ecatepec y Tlalnepantla se ha visto mermado debido a que sus patrullas son rentadas y cuando alguna se descompone el seguro no cubre todos los gastos de reparación.

Debido a la falta de patrullas para cubrir las colonias, algunos municipios han  recurrido a la vigilancia aérea; sin embargo, ésta tampoco ha sido una estrategia que dé solución a los delitos de alto impacto en dichas entidades.

Por ejemplo, en 2003 Naucalpan compró un dron para detectar delitos desde el aire, labor que no dio resultados, y ese aparato, que costó 800 mil pesos, ahora se encuentra fuera de servicio porque carecía de las características necesarias para hacer rondines por el cielo.

Tlalnepantla apostó a una idea similar, pues compró un globo zeppelín y rentó un par de helicópteros que  únicamente patrullaron durante seis meses.

Las autoridades de Ecatepec compraron una aeronave conocida como Colibrí, la cual terminó arrumbada en un hangar en el Aeropuerto de la Ciudad de México; tiempo después rentó un helicóptero que abandonó al no tener dinero para mantenerlo.

Los únicos municipios que han adquirido sus propios helicópteros son Nezahualcóyotl con el Coyote I y Naucalpan con el Águila I, los cuales apoyan en las labores de búsqueda y rescate en dichas demarcaciones.

El helicóptero Águila 1, fue adquirido este año por el alcalde panista Édgar  Olvera, quien explicó que es modelo 1993 y es usado para patrullar los límites del municipio y en el traslado de personas que requieran de atención médica.

Aseguró que la aeronave fue entregada por la Policía de California en óptimas condiciones y sólo requerirá mantenimiento mínimo en las siguientes mil 200 horas de vuelo. La compra se hizo por adjudicación directa a la empresa Aire.

La aeronave está equipada con una camilla para traslado de heridos, cámara para observar movimientos a un kilómetro de distancia, un GPS  y luces giratorias para seguir a un blanco en movimiento.

Se tiene previsto que el Águila 1 realice sus recorridos principalmente los días de quincena y en las zonas de montes, barrancas y presas.

Comentarios