De “niño héroe” en los premios Nobel a dueño de antro clandestino

18 febrero 2016 11:59 pm

Adán Cortés Salas se dio a conocer públicamente en diciembre de 2014 por protestar en la entrega del premio Nobel de la Paz, en Noruega, por los 43 normalistas de Ayotzinapa. A un año y dos meses del suceso, el estudiante ha ganado fama, pero ahora por dirigir un antro en la delegación Coyoacán.

Bajo el nombre de Le Narquefouse  se ha convertido en el destino predilecto de estudiantes de las facultades de Ciudad Universitaria y escuelas de nivel medio superior al encontrar en esta casa un lugar donde consumir alcohol y  drogas sin ninguna restricción legal.

Gabriel Márquez Gutiérrez, estudiante de derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), narró a El Big Data Mx que este sitio es muy concurrido por la comunidad estudiantil de la universidad, debido a que se permite incluso la entrada a menores de edad.   

“Ahí puedes comprar de todo, es un lugar que se hizo famoso por los chavos que iban de la Prepa 6. Y empezó a ir más gente cuando salió en las noticias Adán, todos aquí lo conocemos porque es el dueño del lugar y es de nuestra generación”, mencionó.

Sobre las condiciones del espacio, Gabriel Márquez contó que el edificio se encuentra a medio construir, aunque esto no ha sido impedimento para el dueño del lugar, quien ha llegado a convocar en sus eventos hasta 600 jóvenes los fines de semana.

“Se pone bueno el ambiente, pero en últimas fechas la casa ya no se dio abasto para albergar a todos  los chavos que asisten; principalmente los viernes, por lo que Adán decidió en los últimos eventos empezar a cobrar una cuota y poner que cuiden el evento”, dijo.

De acuerdo a la página de la  Secretaría de Desarrollo Urbano (Seduvi) esta construcción se encuentra en obra negra desde el año 2010 y se localiza en la calle Cuamiagua número 15 y  la Avenida Antonio Delfín en la demarcación Coyoacán.

Según la dependencia capitalina este predio, está bajo esa condición desde el año 2009, y está catalogado como zona de uso habitacional, por lo que el uso que le da el estudiante de la facultad de Ciencias Políticas y Sociales está prohibido.

Durante un recorrido que realizó está casa, se constató que diversas partes de la edificación se encuentran en obra negra, además de presentar agrietamientos en varias de sus columnas.

Se comprobó que la casa se encuentra deshabitada y, de acuerdo a los vecinos de la colonia, solamente se utiliza para las fiestas que organiza Adán Cortés y a veces como pensión de automóviles y coches de transporte de carga.

Aseguraron que cuando se realiza un evento en este lugar,  acuden cientos de jóvenes que en muchas ocasiones terminan realizando pintas o destrozos en las inmediaciones, a pesar de las quejas que han interpuesto en la delegación y ante autoridades locales.

“A veces organizan una fiesta por mes, pero cada vez que lo hacen, es un desastre, se mean por todos lados y uno termina limpiando eso. Ya denunciamos y pusimos quejas, pero como  no ha pasado nada”, denuncia la residente.

Adán Cortés –quien retomará  sus estudios en la UNAM–  promueve sus eventos de la página en Facebook: Le Narquefouse.

Se hacen de la vista gorda  

Al cuestionar a la administración de Coyoacán sobre la condición de la propiedad y las actividades que se realizan ahí, ésta argumentó desconocer la situación del predio, pues indicó que solamente ha recibido quejas de vecinos por el excesivo ruido que a veces se genera en este lugar.

Afirmaron que en tanto no se presente una denuncia formal por las actividades que se efectúan al interior  de la casa, no procederá ninguna sanción, puesto que la Ley no contempla alguna penalización por el sonido que se pueda llegar a generar en esta zona.

Participa y Comenta