Corrupción en corralones del Edomex, el pan de cada día

7 febrero 2018 6:00 am

Los corralones en el Estado de México aplican cobros excesivos a los automovilistas que son remitidos por cometer alguna infracción, cuadruplicando el costo establecido en el Reglamento de Tránsito de la entidad por concepto de arrastre.

Los dueños de vehículos tienen que pagar hasta cuatro mil pesos por recuperar su unidad cuando el tabulador vigente de la Secretaría de Movilidad, encabezada por Raymundo Martínez, establece que el costo por usar el depósito vehicular es de 30 pesos por día y el arrastre de grúa más caro no supera los 788 pesos por hora y el más barato cobra 110 pesos.

Pero no sólo eso, no expiden ningún recibo o comprobante de pago, en su lugar el dueño únicamente firma una “bitácora”.

Así lo constató El Big Data en el depósito vehicular Coordinación de traslado y maniobras Castillo, SA de CV, ubicado en el kilómetro 17.5 de la carretera México-Puebla, a donde son remolcados los vehículos de al menos tres municipios.

La familia Guzmán Cárdenas pagó tres mil 900 pesos sin recibir algún recibo como comprobante.

“Esto es irregular a todas luces, incluso hay coyotes dentro del corralón, si los dueños ven que de plano no quieres pagar se te acerca un coyote y te dice que el pago  se puede resolver con menos.

“Primero te mandan al banco a pagar la multa por la que te traen al corralón y después debes de pagar en la caja unos dos mil pesos por el arrastre de la grúa, pero después el coyote te pide una diferencia por su apoyo y te quita otros mil pesos”, relató José Luis Guzmán, automovilista que terminó pagando la elevada cantidad para poder liberar su automóvil.

De acuerdo con el diputado local Juan Zepeda, la mayoría de los automovilistas no denuncia estas anomalías porque es más urgente pagar tres o cuatro mil pesos en lugar de invertir unas horas en el Ministerio Público.

Con él coincidió Arturo Alvarado, director del Centro de Estudios Sociológicos de El Colegio de México, quien aseguró que se necesita una regulación urgente de los depósitos vehiculares en el Estado.

“Las autoridades del Estado de México deben de comenzar una regulación en los depósitos vehiculares como ya ha ocurrido en otras ocasiones; es un tema urgente que se debe de transparentar y que quedó pendiente en la Cámara de Diputados local”, dijo Alvarado.

Las irregularidades

Juan Zepeda reconoció que hay una gran opacidad en cuanto a la rendición de cuentas en todo el estado sobre el dinero recabado por concepto de multas en los corralones y tampoco se hace pública la lista de depósitos vehiculares, con lo cual el automovilista corre el riesgo de que su unidad sea remitida a un corralón patito.

“La policía de tránsito es un nicho de corrupción y de lana que los gobernantes en turno y los encargados de esas áreas aprovechan. Hay una cantidad impresionante de grúas que operan de forma irregular y que ahí se coluden con los agentes de tránsito y cuando detienen a un auto, luego luego viene la amenaza de llevarlo al corralón”, señaló el coordinador de la bancada del PRD.

El legislador aseguró que su partido ha subido puntos de acuerdo en el Congreso local para exigir a las  autoridades del Edomex la verificación de los depósitos vehiculares, así como la publicación de una lista con los números de grúas y corralones concesionados.

“Es la información que se ha solicitado de manera reiterada y se ha negado por una razón, porque el mismo Gobierno estatal no creo que la tenga, ni los municipales, por eso no se cruza la información y hay un vacío, se empatan ambas responsabilidades y queda un nicho para este tipo de situaciones irregulares”, sentenció Zepeda.

Con él coincidió el diputado federal por el Estado de México, Mario Ariel Juárez, de Morena, quien aseguró que su bancada impulsó el empadronamiento de los corralones debido a que han detectado algunos que operan de forma irregular.

No obstante, este tema nunca fue dictaminado en la Comisión de Transporte en la Cámara de Diputados debido a las pasadas elecciones en el Edomex y ahora se encuentra en la congeladora.

“Lo que se estaba planteando es el empadronamiento de los corralones, porque hay muchos que son irregulares, porque es del amigo del funcionario, del compadre del presidente municipal.

“Se tuvo este tema en la Comisión de Transporte y nunca se dictaminó debido a las elecciones del año pasado”, dijo Juárez.

Para el arrastre de los vehículos, el estado se vale de grúas y corralones que operan en los 125 municipios de la entidad.

Sin embargo, la mayoría de las grúas no cuentan con una concesión y aun así operan, de forma irregular, en colusión con las autoridades mexiquenses.

De acuerdo con el diputado Juan Zepeda, los corralones cuentan con un número limitado de grúas, por lo que, al no darse abasto, contratan “por fuera” a otras grúas de la entidad  para remitir a los vehículos.

En agosto de 2016  un total de 16 corralones concesionados fueron clausurados por la Secretaría de Movilidad del Edomex por realizar cobros indebidos e irregulares.

De acuerdo con el Reglamento de Tránsito del Edomex únicamente hay 12 motivos por los que el vehículo debe de ser remolcado al corralón y cinco motivos más cuya sanción es el retiro de placa del automóvil.

Modus operandi

Para evitar las extorsiones el Gobierno del Edomex impulsó a la Policía de Tránsito, ésta se encuentra conformada únicamente por mujeres con uniforme negro y franjas anaranjadas; sin embargo, las mujeres han diseñado una nueva estrategia para sacarle dinero a los automovilistas.

El no contar con la licencia de conducir vigente, tarjeta de circulación, engomado de verificación o circular sin placas, puede costar a las automovilistas mexiquenses un desembolso de casi cuatro mil pesos.

Durante diversos recorridos por el estado se constató que las agentes de tránsito estacionan su unidad en cruceros con bastante afluencia vehicular; además de que interrumpen el tránsito, son acompañadas de un grupo de grúas que acechan a las posibles víctimas.

Basta con pasarse un alto o no activar una direccional para que las agentes detengan a los vehículos y comiencen una inspección rigurosa.

Si descubren que el chofer no cuenta con alguno de los papeles en regla, las agentes hacen una señal a alguno de los operadores de las grúas para enganchar el vehículo y remolcarlo al depósito vehicular sin que la sanción lo amerite.

Éste fue el caso de Adrián Cervantes, vecino del municipio La Paz, que el pasado 9 de enero tuvo que pagar tres mil 860 pesos para recuperar su vehículo, luego de que fue detenido por la unidad de tránsito con placas 08275 por no contar con la tarjeta de circulación vigente.

Foto: El Big Data/ José Luis Villa

De acuerdo con el automovilista, esto ocurrió a unas calles del depósito vehicular en el municipio de La Paz, y por el arrastre de grúa los administradores del corralón le cobraron 2 mil 900 pesos.

“Me detuvieron por no tener la tarjeta de circulación vigente y ya con el descuento me están cobrando 960 pesos, además tengo que pagar dos mil 900 por el arrastre de grúa y el corralón que es muy independiente de la multa.

“Únicamente por arrastrarme unas calles me están cobrando lo que se les antoja, lo peor es que las policías son déspotas, groseras y si no quieres que se lleven el carro con la grúa te avientan a los gruyeros para que se lleven el carro a fuerza, mis hijas se tuvieron que bajar del auto cuando ya nos jalaba la grúa”, relató.

Su auto fue llevado al depósito conocido como Grúas Castillo, ubicado en el kilómetro 17.5 carretera federal México-Puebla en la colonia los Reyes Acaquilpan centro, a este corralón arrastran vehículos de los municipios de Nezahualcóyotl, La Paz, Chicoloapan y Chimalhuacán.

Comentarios