Centros comerciales gastan millones de pesos en seguridad…y los asaltan

21 noviembre 2017 9:45 pm

Aunque la administración de distintos centros comerciales cobran cuotas de al menos 10 mil pesos mensuales a los locatarios para proporcionarles seguridad, esto no se ve reflejado.

Tal es el caso del centro comercial Santa Fe, plaza Pabellón Cuauhtémoc, Plaza Oriente y Parque Tezontle, los cuales a pesar de tener guardias privados han sufridos asaltos a plena luz del día.

El centro comercial Santa Fe cuenta con al menos 500 locales que pagan entre 10 mil a 25 mil pesos por seguridad, esto depende del tamaño del local y los productos que ofertan.

Por lo tanto, la plaza adquiere mensualmente alrededor de 600 mil pesos de ingresos autogenerados para el pago de seguridad privada en este espacio público, pero en los últimos cuatro años han asaltado en diversas ocasiones los centros joyeros.

La joyería La Pequeña Suiza, por ejemplo, ha sido asaltada a punta de pistola en tres ocasiones desde el 2013 a la fecha, el asalto más reciente ocurrió el domingo 5 de noviembre alrededor de las 14:35 horas.

En esta ocasión, un par de delincuentes ingresaron a la tienda, mientras uno de ellos amagaba a los empleados con un arma, el otro rompió los aparadores con un mazo para llevarse joyas y relojes que hasta el momento suman una cantidad de 13 millones de pesos, de acuerdo con la Procuraduría General de Justicia.

En la plaza Pabellón Cuauhtémoc hay alrededor de 20 guardias de seguridad para los 200 locales y, de acuerdo con trabajadores del lugar, cada local paga de cinco a 10 mil pesos por seguridad privada.

De igual forma, en mayo pasado cuatro ladrones obtuvieron un botín de 50 mil pesos al robar una joyería en dicha plaza, un atraco que no les llevó más de unos minutos.

En el caso de la Plaza Oriente hay alrededor de 30 vigilantes y los 200 locales de la plaza pagan de tres mil a cinco mil pesos para el resguardo de sus pertenencias.

Sin embargo, en mayo, un comando asaltó una camioneta de valores que pretendía abastecer un banco de la plaza.

Los empleados de Cometra, que tripulaban la unidad 2620, fueron sorprendidos hacia las 08:45 horas, cuando arribaron a la sucursal de Banamex.

Por último, el Parque Tezontle cuenta con 50 guardias de seguridad para más de 300 locales, gerentes de la tiendas informaron que las cuotas por seguridad privada van de 10 a 15 mil pesos mensuales.

A pesar de ello, en marzo, 15 delincuentes con armas y mazos, saquearon dos joyerías.

A decir de los locatarios, el personal de seguridad privada no ha aumentado a pesar de los asaltos que se han perpetrado en este lugar.

“Hay alrededor de 40 guardias de seguridad, pero ninguno de ellos está armado, la mayoría de ellos no están capacitados, y, por lo tanto, no pueden detener un asalto, es gente a la que le pagan el salario mínimo por trabajar así.

“La función más grande que tienen es informar a la gente donde se encuentra determinada tienda o los baños,  hay ocasiones en que la plaza contrata Policías Auxiliares con armamento, pero después de un tiempo ya no aparecen”, señaló Karina Rico, trabajadora de la tienda La Ruta de las Indias en el centro comercial Santa Fe.

Durante un recorrido se observó a 10 guardias de seguridad al interior de la plaza y en el estacionamiento, ocho de ellos eran hombres y dos mujeres.

Uno de los guardias, quien prefirió omitir su nombre, señaló que gana 8 mil pesos mensuales y en total hay 50 guardias en toda la plaza, los cuales se encargan de detener a posibles ladrones y brindar información a los visitantes.

Además el cuerpo de seguridad no es fijo, pues lo cambian cada seis meses o cada que se registra un atraco.

“No tenemos armas, sólo radios y si hay una emergencia nos apoyamos entre todos, un policía armado cuesta el doble”, dijo.

Trabajadores de las plazas coinciden en que debe de haber policías armados en todo momento, pues los asaltos se han perpetrado a plena luz del día cuando la plaza se encuentra con gente.

“Si los ladrones ven que hay policías armados saben que se la van a jugar, que no va a ser tan fácil robar una tienda y que si vienen armados les van a responder el fuego”, comentó Ana, trabajadora de una tienda de zapatos.

Sin embargo, los visitantes a la plaza no opinan lo mismo, pues algunos aseguran que se sentirían inseguros con hombres armados en el lugar.

“Se supone que este es un centro de diversión, a donde vienen cientos o miles de personas y si de pronto hay una balacera entre policías y rateros puede ser que le toque una bala perdida a alguien.

“Además yo me sentiría inseguro de entrar a un lugar así, porque da la sensación de que te pueden robar en cualquier momento, la verdad me daría miedo”, dijo Luis Ángel Ramírez, visitante.

 

Comentarios