CDMX redujo 41% la aplicación de fotomultas en periodo electoral


En pleno proceso electoral la aplicación de fotomultas cayó 41%, en comparación con las infracciones que el Gobierno de la Ciudad de México impuso a automovilistas en el mismo periodo de 2017.

De acuerdo con el reporte mensual sobre la aplicación de fotomultas, elaborado por la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), durante el primer trimestre de 2017 los fotorradares impusieron 396 mil 201 sanciones.

Un año después, con precampañas y luego campañas electorales, las infracciones bajaron a 291 mil 478, de enero a junio.

El promedio de fotomultas aplicadas por mes en 2017 era de 61 mil 800, mientras que en 2018 el promedio mensual fue de 48 mil 500, los meses con menor cantidad de sanciones fueron mayo con 39 mil 688 y junio con 34 mil 123.

Las campañas electorales iniciaron el 30 de marzo y concluyeron el 27 de junio de 2018, periodo en el que se aplicaron 121 mil 667 fotomultas, 41% menos que las 207 mil 765 aplicadas en el mismo periodo de 2017.

Especialistas consultados por El Big Data, advirtieron que esta caída puede responder a que las autoridades capitalinas buscaron un beneficio electoral, al reducir los efectos negativos de un programa controvertido entre la población.

Para Enrique Ortega, consultor político en Imagen Pública y catedrático de la Universidad de Anáhuac, consideró que la caída en el número de infracciones aplicadas corresponde a una estratégica electoral que trató de ser disfrazada como una coincidencia.

“Siempre va a ser popular, quitarlas o disminuirlas; las personas que cobran impuestos son el villano de la historia”, afirmó.

El especialista también destacó que recaudar menos impuestos, prometerlo o hacer acciones para que la gente crea que está ganando y pagando menos es algo que funciona muy bien.

Ortega señaló que aún cuando no hubo una declaración abierta, “es sospechoso, como la suspensión de las verificaciones: ahora no pago, me perdona la multa, o la condonan”.

Los capitalinos fueron testigos de una disminución en la aplicación de las multas por rebasar los límites de velocidad, cruzar semáforos en rojo o conducir mientras se usa el teléfono celular, algunas de las conductas que sancionan lo fotorradares.

El Big Data constató que algunos de los fotorradares fueron aparentemente desactivados durante los primeros seis meses del año. Es el caso del que se localiza en avenida Cuauhtémoc y División del Norte, el cual dejó de “flashear” a los conductores que rebasaban el límite de 50 kilómetros por hora o no respetaban el semáforo.

Para el asambleísta del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Felipe de la Cruz, existe y se hizo un manejo electoral desde el Gobierno de la Ciudad de México con el que se buscó beneficiar las candidaturas del Frente.

“Sí, sí hubo (manejo electoral), también desaparecen las grúas y suspendieron la verificación bajo el argumento que estaba el tema de la conclusión de las adecuaciones de los nuevos verificentros durante año electoral”, señaló De la Cruz.

Sin embargo, consideró que la estrategia de quitar la remisión al depósito vehicular y sólo aplicarla cuando los coches circulen por carriles exclusivos del transporte público, así como suspender las verificaciones, no le funcionaron al Partido de la Revolución Democrática (PRD), cuyo proyecto de Gobierno era encabezado por Alejandra Barrales.

Niegan uso electoral

En contraste Laura Ballesteros, ex subsecretaria de Planeación de la Secretaría de Movilidad, y quien coordinó el plan de Barrales en el tema, señaló que la disminución en el número de fotomultas correspondió a que la ciudadanía hace conciencia sobre la importancia de la seguridad vial.

“Eso sucede, es una constante en todas las ciudades donde se utilizan es que la gente va aprendiendo y disminuye el número de muertes e infracciones”, señaló la ex funcionaria.

Rechazó que sea una medida económica y afirmó que las fotomultas son “sólo una acción de 42 de largo a mediano plazo, que buscan que para que en 2022 se reduzcan 50% las muertes por hechos de tránsito”.

Ballesteros calificó como  populista la intención de eliminarlas, ya que han mostrado una disminución en los accidentes viales; sin embargo, acotó que habrá que esperar al debate y dejar al nuevo Gobierno, que encabezará Claudia Sheinbaum, entrar en funciones para conocer si efectivamente son canceladas.

En cuanto a los recursos que se dejarían de percibir, el diputado Felipe de la Cruz señaló que no se han transparentado exactamente cuál es el monto de lo ingresado por fotomultas y agentes de tránsito.

“Compraron bolardos, divisores de carriles que encienden y macetones, eso fue en lo único que se usó (…) no, no creo que hagan falta los recursos o representen algún daño, hay que recordar que muchas cosas durante esta administración se compraron a sobreprecio”, señaló el legislador.

fotomultas, big data, el big data, movilidad, reglamento de transito, cdmx