CDMX duplica su deuda pública en 15 años; debe 77 mmdp

6 diciembre 2017 11:32 pm

En 15 años la deuda pública en la Ciudad de México se duplicó, pasando de 38 mil 284 millones de pesos a 77 mil 84 millones de pesos.

Año con año los intereses del préstamo aumentan por cuestiones económicas globales, como la caída del peso ante el dólar. Además, la tasa de interés también se duplicó, de 3% a 7.5 por ciento.

Estos recursos que el Gobierno local pide a entidades financieras son invertidos, principalmente, en infraestructura y mejoramiento urbano.

Para evitar que la deuda siga creciendo, el Gobierno de la Ciudad de México ha recurrido anualmente a otros préstamos bancarios, lo que también le permite pagar cantidades más bajas.

El portal de la Secretaría de Finanzas de la capital detalla que la deuda se adquiere a través de préstamos solicitados a bancos como Banobras, BBVA Bancomer, entre otros, para complementar el gasto común.

Éstos tienen una fecha de vencimiento de pago y se otorgan dependiendo del límite de deuda que el Congreso local apruebe y la capacidad de pago de la Ciudad que las empresas calificadoras estipulen.

Cada año la ciudad  está obligada a liquidar una suma al banco, por lo que el Gobierno solicita más préstamos para cubrir una parte de lo que debe y continuar así con una deuda “sana”, ya que en el presupuesto de la capital no se otorga una cantidad para este fin.

Un ejemplo de los préstamos que pide la CDMX para pagar deuda, de acuerdo con el portal de Finanzas, ocurrió en 2007 cuando se solicitaron 38 mil 424 millones de pesos a bancos, de los cuales, 35 mil millones se destinaron a refinanciar una línea de crédito y el restante se invirtió en la compra de 45 trenes para el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro.

Sin embargo, Andrés Atayde, presidente de la Comisión de Hacienda de la Asamblea Legislativa (ALDF), dijo para El Big Data que tanto la tasa de interés, como el incremento del saldo neto y el desarrollo decreciente de las finanzas de la capital hacen que la deuda se vuelva un pasivo difícil de pagar.

“Somos la quinta entidad federativa con la deuda per cápita más alta del país, también somos la entidad con saldo neto de deuda más alta, el cual asciende a 77 mil 84 millones de pesos”, señaló.

En contraste, el jefe de Gobierno de la Ciudad de México aseguró que la deuda pública de la capital es “manejable y sana”.

Salomón Chertorivsky, secretario de Desarrollo Económico de la ciudad, confirmó esta versión explicando que esto se debe a que la relación de PIB y lo que debe la Ciudad es de 2.3 por ciento.

Crónica de una deuda

En 2002, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador empezó a hacer públicos los informes de la situación de la deuda y el monto era de 38 mil 284 millones de pesos.

Para 2003 ascendió a 41 mil 634 millones de pesos y fue el lapso con menor endeudamiento desde 1995.

La Secretaría de Finanzas tiene en su portal que los recursos solicitados se gastaron en distribuidores viales y el Relleno Sanitario Bordo Poniente.

En 2004, se remodeló el corredor turístico de Reforma y el Centro Histórico, el saldo neto entonces creció a 43 mil 527 millones de pesos.

En 2005 se volvió a invertir en el Metro, al igual que en 2006, y en esos dos años se adquirieron 90 trenes.

Al último trimestre de 2007, el monto de la deuda era de 44 mil 79 millones de pesos.

Ese año se refinanció la deuda y, para ello, la Ciudad dio 35 mil millones de pesos, recursos solicitados a bancos. Otros tres mil millones fueron para otros 45 trenes del Metro.

Pero en 2008 fue difícil debido a la recesión en Estados Unidos, lo que provocó que ése fuera el único año que la ciudad vio disminuidos sus ingresos, según datos de la ALDF. Durante el periodo mencionado, la deuda se situó en 45 mil 579 millones.

Sin embargo, los efectos negativos del golpe que sufrió la economía mundial se reflejaron en 2009, cuando la deuda pasó de 45 mil 579 millones a 47 mil 529 millones, la primera vez en siete años que el monto aumentaba dos mil millones de pesos.

Desde entonces el saldo neto creció más rápido; sin embargo, las autoridades de la Ciudad de México afirman que el crecimiento de la suma es congruente con el desarrollo económico de la capital.

En 2010, la cifra de lo que la ciudad debía era 52 mil 529 millones de pesos y los recursos se utilizaron en la compra de 99 vagones de la Línea A del Metro. Asimismo, se destinaron cuatro mil 278 millones de pesos a la construcción de la Línea 12 del Metro.

En 2011, la tasa de endeudamiento real era de 3.1% y para la continuación del proyecto de la Línea dorada del Metro, se dieron dos mil 78 millones de pesos. La cifra que se adeudaba a los bancos alcanzó los 56 mil 232 millones de pesos.

Para 2012 se compraron cuatro trenes del medio de transporte mencionado y la tasa de endeudamiento real era de 5.1%.

En 2014, el monto neto ascendió a 69 mil 511 millones de pesos. En 2015 el saldo creció a 70 mil 222 millones y para 2016 se incrementó a 76 mil 459 millones; sin embargo, la relación PIB y deuda era de 2.2%. Por debajo de la media nacional.

Al corte del tercer trimestre de 2017, la deuda estaba en 77 mil 84 millones.

No obstante, para 2018, el escenario es incierto, Édgar Amador Zamora, secretario de Finanzas de la ciudad, asegura que ante una posible salida de México del Tratado de Libre Comercio (TLC) se afectaría la economía de la capital, la entidad con mayor crecimiento económico del país.

Las críticas

Para César Cravioto, coordinador de la bancada del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en la ALDF, el manejo de las finanzas públicas es irresponsable.

El legislador afirmó que Mancera ha solicitado un billón de pesos durante su gestión, de los cuales 200 mil millones se los gastó “como quiso”.

Andrés Atayde, presidente de la Comisión de Hacienda, explicó que se trata de recursos aprobados por la ALDF que no se ejercieron, son excedentes, que se definen como remanentes y se gastan sin pasar por la autorización del órgano legislativo.

“Si tienes ahorros, ¿para qué te endeudas?; después del 2008 la ciudad generó remanentes. Sin embargo, el saldo neto de la deuda siguió creciendo”, manifestó el panista.

Cravioto criticó que las autoridades no quieren utilizar recursos que tienen para bajar la deuda; es una decisión que corresponde  al Gobierno de la Ciudad.

“Es una irresponsabilidad porque se sigue pidiendo dinero a bancos para pagar préstamos”, agregó.

 

Comentarios