Candidatos a la CDMX prometen proyectos inviables en materia de movilidad

el big data mx, big data, movilidad, vialidades, avenidas,

4 abril 2018 6:00 am

En el arranque de campañas, los candidatos que aspiran al Gobierno de la Ciudad de México comenzaron a delinear algunas de sus propuestas, las cuales resultan, en varios casos, prácticamente irrealizables por retos presupuestales o de ejecución.

En materia de movilidad y transporte, los tres principales candidatos hicieron públicos los ejes estratégicos de sus planes de política pública; sin embargo, ni Claudia Sheinbaum, ni Alejandra Barrales o Mikel Arriola, candidatos de la coalición Juntos Haremos Historia, Por la CDMX al Frente y del PRI, respectivamente, detallaron cómo los consolidarían.

Una de las propuestas más relucientes de Mikel Arriola es la construcción de 100 kilómetros de Metro para ampliar la red del Sistema de Transporte Colectivo (STC) sin que se requiera incrementar la tarifa.

Sin embargo, la propuesta del candidato del PRI requeriría que el Gobierno local invirtiera aproximadamente 88 mil 268 millones de pesos, sin contar los recursos necesarios para la compra de trenes ni los gastos de operación.

Y es que tan sólo la construcción de los 25 kilómetros de la Línea 12 costaron 22 mil 067 millones de pesos en 2018 recibió un presupuesto de 17 mil 548 millones de pesos para su operación y gastos de mantenimiento y administrativos.

Sumando estos montos, apenas alcanzaría para cubrir la construcción de los primeros 25 kilómetros, del centenar que el candidato del PRI plantea como parte de sus propuestas en materia de movilidad.

La ampliación a 100 kilómetros de la red del Metro parece imposible incluso sumando el total de recursos presupuestales que el STC y la Secretaría de Obras recibieron para 2018, los cuales arrojarían un total de 22 mil 122 millones de pesos, lo que significaría que se requerirían por lo menos cuatro ejercicios fiscales para cubrir los requerimientos de inversión.

El dinero federal tampoco abonaría mucho a la propuesta del candidato tricolor, si se considera que desde 2015 el Gobierno de la Ciudad de México ha recibido mil 276 millones de pesos del Presupuesto de Egresos de la Federación para ampliar la Línea 12 en tan sólo 4.6 kilómetros, menos de 5% de los requerimientos de la propuesta de Arriola.

Al dilema presupuestal se sumaría el del tiempo para su construcción, pues si se considera que los 25 kilómetros de la Línea 12 tomaron cuatro años, para completar 75 más se necesitarían alrededor de 10 años adicionales a su eventual sexenio.

Otras propuestas del candidato del PRI son la construcción de 59 kilómetros para ampliar el servicio del Tren Suburbano, el cual opera prácticamente en territorio del Estado de México, y la construcción de un nuevo Circuito Interior, obra para la que se requerirían miles de millones de pesos, además de derechos de vía que pudieran conformar un tercer anillo vial.

En materia de movilidad, el candidato del PRI cuenta con 17 propuestas con las que busca reducir la congestión, impulsar el uso del transporte público, ampliar las vías para autos privados, ampliar la accesibilidad y mejorar la conectividad con el Estado de México.

Arriola también propone mejorar calles y banquetas; establecer un día de home office obligatorio, aunque no detalla cuál sería el acuerdo con las empresas; y regular las marchas, tema que fue polémico en la Ley de Movilidad y llegó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

¿La tercera será la vencida?

La promesa de terminar con el modelo del hombre-camión y sacar de circulación a la totalidad de microbuses que circulan por la ciudad ha sido parte de las estrategias de transporte en las últimas dos administraciones.

Sin embargo a casi 12 años, ni Marcelo Ebrard, ni Miguel Ángel Mancera lograron consolidarlo.

Alejandra Barrales, candidata de la coalición Por la CDMX al Frente, propuso ampliar las asignaciones presupuestales para, en un tercer intento, concluir el proceso de modernización de los servicios de transporte público concesionado.

De llegar al Antiguo Palacio del Ayuntamiento, Barrales tendría que lidiar con un universo de poco más de 22 mil microbuses que de acuerdo con la Secretaría de Movilidad, operaban hasta enero pasado.

El plan de la abanderada frentista es ambicioso, ya que propone que en tres años podría completarse el proceso de renovación de las unidades que están fuera de norma, pues prácticamente 100% de los microbuses ya suman más de 30 años de servicio.

La propuesta de la candidata no detalla el monto que estaría contemplando como apoyo para que los transportistas hagan la renovación de sus unidades; sin embargo, el modelo de bonos por chatarrización se implementó en la administración de Marcelo Ebrard, cuando se otorgaba 100 mil pesos a cada concesionario que decidiera modernizarse.

Bajo ese supuesto y sin considerar los incrementos en los precios de los autobuses nuevos de los últimos seis años, el plan de “coparticipación para el financiamiento” necesitaría una bolsa de dos mil 200 millones de pesos, 461 millones adicionales a los que la Secretaría de Movilidad recibió como presupuesto para este año.

En el Presupuesto de Egresos 2108 se identificó un rubro por ocho millones 548 mil pesos etiquetados como Fideicomiso para el Fondo de Promoción para el Financiamiento del Transporte Público; sin embargo, no especifica si se tratan de recursos que respalden líneas de crédito para la compra de nuevos autobuses.

Barrales también propuso ampliar los polígonos de Ecobici a las delegaciones Coyoacán, Venustiano Carranza, Álvaro Obregón y Azcapotzalco, sin que detalle cuál sería el modelo de participación para su inversión, ni cómo los conectaría con la red de ciclovías de la ciudad.

Ademá Barrales propuso otros seis ejes para fomentar el uso del trasporte público y la bicicleta y limitar el uso del automóvil particular.

Sin embargo, en ninguno de los casos sus propuestas fueron acompañadas con detalles sobre su implementación. Incluso, en el caso de la ampliación de ciclovías en avenidas como Cuauhtémoc, Universidad y Tlalpan, la candidata acota que “se estudiará la pertinencia”.

Ofreció rescatar el plan maestro del Metro de 1985 y proyectarlo a 2020; sin embargo, no especifica cuántos kilómetros ni cuáles de las líneas que contempla el proyecto original serían retomadas.

Más líneas de Metrobús

Si Claudia Sheinbaum, candidata de la alianza Juntos Haremos Historia, ganara la elección del 1 de julio próximo, en sus seis años de administración ampliaría la red de Metrobús hasta que sumara 14 líneas en operación.

Una de sus propuestas para mejorar la movilidad y reducir el tráfico de la ciudad es crecer la red de Metrobús hasta “duplicar las líneas y establecer sistemas alimentadores”, establece su plataforma electoral 2018-2024.

Para cumplir con su propuesta, la eventual administración de Sheinbaum tendría que construir 140 kilómetros en cinco años, ya que sus primeros 20 kilómetros serán heredados cuando concluya la construcción de la ampliación de la Línea 5, estimada para arrancar operaciones a principios de 2019.

Con una meta de 140 kilómetros, el avance programado sería de 28 kilómetros por año, con inversiones de aproximadamente dos mil millones de pesos, si se considera que los corredores mantuvieran la infraestructura de estaciones de plataforma alta y el modelo de calle completa con el que se construyeron los 20 kilómetros de la Línea 6, la cual costó mil 226 millones de pesos.

En las estratégicas programáticas del Presupuesto local 2018, la Asamblea Legislativa etiquetó cuatro mil 547 millones de pesos, lo que significa que, para respaldar presupuestalmente su propuesta, la administración de Sheinbaum debería comprometer prácticamente la mitad de su presupuesto para infraestructura en la ampliación de la red de Metrobús.

Otro reto que tendría que superarse es el tiempo de obra, ya que los 140 kilómetros que actualmente están en servicio se construyeron en los últimos 14 años.

En 2014, el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo propuso un plan maestro para ampliar 29 nuevas rutas de Metrobús y Mexibús, en un proyecto para ejecutarse en diez años con un respaldo presupuestal de 35 mil millones de pesos, a costos estimados de hace cuatro años.

En relación al transporte masivo, Sheinbaum propuso implementar un programa de mantenimiento “intensivo” para el Metro y, aunque no especifica ni cuánto ni cómo se concretaría, las administraciones de este servicio de transporte han señalado que el sistema arrastra déficit presupuestales que llegan a 30 mil millones de pesos anuales, cifra que duplica los presupuestos que ha recibido en las últimas dos administraciones.

Las estrategias de movilidad de la candidata de Morena también son contradictorias con las mejores prácticas internacionales. En uno de los puntos propone construir puentes peatonales, infraestructura que limita la movilidad y no resuelve las necesidades de movilidad de los peatones. También incluyó la “atención” de 100 cruceros conflictivos y la modernización de la red de semáforos, proyectos que se pusieron en marcha durante la reciente administración.

Comentarios