Atletas mexicanos, en el podio del abandono

Conade, el big data mx, el big data

25 mayo 2017 6:00 am

La austeridad en la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) es el mayor reto para los atletas mexicanos. Lo anterior se debe a que la dependencia –que dirige Alfredo Castillo– recibió este año un presupuesto de sólo dos mil 100 millones de pesos, lo que constituye 25.3% menos respecto al año pasado y 60% menos que en 2014.

Esto provocó “recortes” en la realización de campamentos y competencias: un fogueo para los atletas que cada año solicitan a las federaciones nacionales y que engloba un gasto de 454 millones de pesos. Aun así el organismo busca reducirlo a menos de la mitad, y dejarlo en 145 millones de pesos.

“En este año, 45 deportes nos pidieron 215 campamentos y 670 competencias internacionales, que representan los 454 millones de pesos. Nosotros hicimos un primer análisis y estamos valorando todos esos eventos que se nos piden”.

Estamos observando aquellas actividades que son necesarias para la preparación y que garanticen que nuestros deportistas compitan con éxito en el ámbito internacional; estamos hablando de mil 284 atletas seleccionados”, declaró Valentín Yanes, subdirector de Calidad para el Deporte en la Conade.

Otro gasto fuerte que tiene la Conade es el Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento, donde se invierten 112 millones de pesos para atender a más de mil atletas. Las becas más altas que se dan en este sector es de 80 mil pesos mensuales, de las cuales gozan atletas como la clavadista Paola Espinosa y la taekwondoín María Espinoza.

“En el Fodepar tenemos 242 entrenadores y esto cuesta trimestralmente 18 millones de pesos. Anualmente el gasto es de 112 millones de pesos, pues también se incluye a los médicos, fisiatras, psicólogos; es todo el apoyo para los atletas”, dijo Yanes.

México, en peligro de no trascender

Para la Conade, las competencias importantes son los Juegos Centroamericanos y del Caribe (2018), los Juegos Panamericanos (2019) y los Juegos Olímpicos (2020).

Sin embargo, para las federaciones nacionales y los propios atletas, el ciclo olímpico arranca desde cuatro años antes, es decir, este 2017, donde ya comenzaron a sumar puntos en el ranking mundial rumbo a los Olímpicos de Tokio 2020 a través de competencias de fogueo.

El problema es que al no asistir a todos estos certámenes, el riesgo de que México no pueda tener un papel destacado en los eventos internacionales de este año es latente.

Tal es el caso del nado sincronizado, que no considera justo que sólo le ofrezcan pocas competencias para dar a conocer a los nuevos talentos del equipo.

“Se llevan a cabo eventos en el Centro Nacional de Alto Rendimiento (CNAR), donde se gastan millones, mientras que nosotras estamos luchando para que todo el equipo multidisciplinario pueda viajar a una competencia”.

“Además, nos exigen ubicarnos en el top 8 en el siguiente Mundial de Budapest, y para ello se requiere viajar como los grandes: con doctor, fisiatra y preparador mental. Tenemos un equipo renovado con ocho nadadoras nuevas, y sólo cinco somos de experiencia, por lo tanto, se necesita el fogueo”, dijo Nuria Diosdado, medallista de plata en los Juegos Panamericanos de 2015.

Asimismo, los deportistas denuncian que la Conade ya no quiere gastar en eventos en México, sin importar que el hecho de celebrarlos podría apoyar a los deportistas rumbo a competencias de mayor calidad.

Tal es el caso del Abierto Panamericano de Taekwondo que se planeaba para este mayo, pero que nunca recibió presupuesto. Dicho evento pudo ayudar a los deportistas a obtener más puntos en el ranking mundial y así llegar con una mejor colocación en el cuadro de competencia a la justa mundialista que se realizará en Corea, en junio.

“Sería bueno participar en un evento antes de ir al Mundial, sobre todo por el hecho de que yo no he competido en este año y no tengo ese parámetro de ver cómo está mi forma competitiva para la justa mundialista”.

“En Europa, cada fin de semana hay competencias y los europeos están sumando muchos puntos. Una de las estrategias que se hicieron para Río 2016 es llegar bien colocados en ese aspecto”, dijo María Espinoza.

Apoyos desiguales

Las Federaciones Nacionales son conscientes de esta austeridad que existe en la Conade y que quienes recibirán más apoyo son los deportes que suelen dar constantemente medallas a México.

Taekwondo, tiro con arco y los clavados constituyen las disciplinas que han mantenido esa continuidad en el podio, pero ahora ni éstas tienen asegurado el respaldo de la instancia que dirige Alfredo Castillo.

“Con el tema presupuestal se está dando prioridad a los atletas o disciplinas que tienen una posibilidad auténtica de que les vaya bien en los Mundiales, Juegos Centroamericanos, Juegos Panamericanos y en los Olímpicos”.

“No alcanza para que todo el mundo asista a todos los eventos de fogueo”, dijo el presidente de la Federación Mexicana de Natación, Kiril Todorov.

Incluso, hay deportes con un proceso de desarrollo lento y al no ser muy conocidos en México, cuentan con el mínimo apoyo de la Conade, ya que tales disciplinas por ahora no generan medallas.

Un caso es el equipo femenil de hockey sobre pasto, que al no disponer del recurso para hacer un viaje a Canadá a fin de competir en la segunda ronda de la Liga Mundial, tuvo que “botear” para asistir al evento con la finalidad de foguearse, ya que eso es lo que necesitan estos deportes.

“Este año es de austeridad, y entre lo primero que hay que disminuir están los deportes que no dan medallas y que no son protagonistas en Juegos Olímpicos; entiendo esa parte, pero es difícil”, dijo la coach de dicho equipo, Arely Castellanos.

El 2013, con Jesús Mena a cargo, fue el año en que la Conade recibió la mayor cantidad de presupuesto con siete mil millones de pesos. En ese entonces, México logró también su máximo número de preseas en campeonatos mundiales con 13, lo cual representó algo histórico; sin embargo, expertos aluden que dicho resultado no se debió a la gran inversión, sino a un proceso de desarrollo que se venía dando años atrás.

“Yo, por ejemplo, en mi gestión contaba con 750 mil pesos al año y hacíamos un gran esfuerzo por convencer a los gobernantes de cada estado para que nos ayudaran, y creo que es muy triste que al inicio de este sexenio nos hayan dado ocho mil millones para un año, y ahora hayamos caído a dos mil millones. Se dice que la economía y que el precio del petróleo afectaron el presupuesto, pero lo que ocurre es que no se ha demostrado que apoyando con muchos recursos económicos a este rubro se le vean avances”, dijo Nelson Vargas, ex director de la Conade durante el periodo de 2000 a 2006.

Comentarios