Atletas africanos viven en México…gracias a los maratones

14 noviembre 2017 9:48 pm

Los atletas africanos se han convertido en los reyes de maratones y carreras realizadas en México; sin embargo, los fondistas, principalmente kenianos y etíopes, no compiten para bañarse de gloria sino para subsistir.

Desde hace 30 años, los africanos comenzaron a participar en pruebas mexicanas, mostrando que podían desplazar a los atletas mexicanos, pero no sólo eso, decidieron quedarse a vivir en el país, utilizando las carreras como su principal fuente de trabajo e ingreso económico.

En la actualidad, hay comunidades de kenianos en distintos lugares de la República Mexicana, como Toluca, Ciudad de México, Zacatecas y Jalisco.

“Eso es a nivel mundial, en todas las carreras pedestres, y se da después de que los comités organizadores empezaron a invitarlos. Hay 70 kenianos que viven en México y se mueven a toda el área de América para competir, aquí se les invitó para que los mexicanos tuvieran mayor competencia y así elevar el nivel de los fondistas. Actualmente no hay ninguna carrera donde no participen los kenianos”, declaró el presidente de la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo, Antonio Lozano.

Sin embargo, los africanos que radican en México tienen reglas para competir en los eventos y una de ellas es que deben aportar pago de impuestos cuando ganan una
competencia.

“Los kenianos y etíopes en México se presentan a todos los eventos donde hay premiación en efectivo, viven de las carreras y están regulados por el Instituto Nacional de Migración para así estar registrados en la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo (FMAA) y que puedan participar en las competencias”, mencionó el comisionado en carreras de ruta de la FMAA, José Luis Morales.

Alto rendimiento

Los kenianos básicamente se dedican a sobrevivir entre una carrera y otra, sin importar la recomendación de los médicos, que indica que el cuerpo sólo tiene la capacidad para correr al año entre dos o tres maratones. Hillary Kimaiyo es uno de los africanos que ha desafiado esa recomendación y en 2014 corrió 12 maratones para cubrir una deuda de dos millones de pesos con el banco.

“Sé que es malo estar corriendo muy seguido, pero en ese año tenía muchos gastos y por ello debía estar en un maratón cada ocho días y donde gané tres de los 12. Estas carreras son nuestra fuente de trabajo y todos los africanos andamos por el mundo corriendo; en otros países me dan un pago por participar, como en Corea, Estados Unidos y Canadá”, dijo
Kimaiyo.

Hillary viene de una familia modesta, en Kenia, Kimaiyo  trabajó en el campo y en la albañilería, donde ganaba 15 pesos diarios en una jornada de ocho horas.

Cansado de su situación, comenzó a sacarle provecho a sus facultades físicas. En el 2005 realizó su primera carrera, pero sin mucho éxito; sin embargo, no se cansó de intentarlo y finalmente fue en el maratón de San Sebastián, Sinaloa, en 2007 donde obtuvo su primer triunfo, ganando como premio un auto último modelo, el cual vendió en 120 mil pesos.

“Por primera vez en mi vida tuve mucho dinero. Desde ahí le puse mucha atención a esta clase de carreras y me quedé a vivir en México. Además, por primera vez en mi vida pude comprarme unos zapatos nuevos. También recuerdo que en mi primera carrera en Durango gané un Jetta que vendí ese mismo día en 80 mil pesos”, explicó el atleta.

Así, Kimaiyo decidió quedarse en 2007 para competir en las carreras realizadas en México y lo más sobresaliente que ostenta es el título del maratón de la Ciudad de México en las ediciones de 2007, 2008 y 2010; además, tiene el récord del evento con un tiempo de 2:12:11 horas, el cual impuso en el 2010.

“Me he preparado con varios entrenadores de diferentes países, pero eso ya no lo necesito, ahora me preparo con mis compañeros y cada quien hace su programa de entrenamiento”, dijo Kimaiyo.

En México hay aproximadamente 70 carreras avaladas por la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo, entre las cuales se encuentran las competencias de 10 kilómetros, que los africanos utilizan para entrenar.

“Entrenar aquí te da la ventaja de salir a otros países, ya que te ayuda la altura de la Ciudad de México. Tengo 10 años viviendo en Toluca y ahora ya me siento como si estuviera en mi país. Antes trabajaba con Nike y nos buscaba carreras, pero después me tuve que venir a México, donde ahora tenemos que ganar dinero y así pagar la renta de nuestros departamentos, ya que entre todos nos dividimos los gastos”; señaló Christopher Kiprotich, otro keniano que encontró en México una forma de subsistir.

A la caza de las mejores competencias

La última vez que los mexicanos dominaron el maratón de la Ciudad de México fue en el 2009, edición a la que no se presentaron los africanos, ya que la bolsa económica de 500 mil pesos a repartir no les resultó atractiva y decidieron no
desgastarse.

En la edición pasada del evento capitalino, el monto fue de tres millones de pesos y el ganador absoluto de cada rama se adjudicó 550 mil pesos. Incluso, cuando una prueba atlética se acerca, ya sea en México u otros países de Latinoamérica, y son invitados por los organizadores, el promotor o ellos mismos seleccionan a un grupo, como mínimo de tres atletas, con el objetivo de que dominen la competencia y reúnan la mayor cantidad de dinero.

“Correr es la forma más rápida de hacer mucho dinero, por ejemplo, una persona tiene que trabajar muchas horas a la semana para ganar unos cuantos pesos, en cambio yo, en un solo día, puedo ganar muchos miles de pesos”, explicó Hillary
Kimaiyo.

El presidente de la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo, Antonio Lozano, mencionó que no hay forma de regular la participación de los deportistas africanos y que el Instituto Nacional de Migración es quien acepta a los deportistas.

“Ellos hicieron un proyecto que les ayuda para beneficiarse económicamente y les está funcionando; además, a los atletas mexicanos les ayuda para que haya más competitividad. Si vemos quiénes corren el Maratón de Boston, Nueva York, Berlín, o cualquier parte del mundo, son kenianos”, dijo Lozano.

Así, los kenianos continuarán dominando las competencias pedestres en México y en el mundo para subsistir. En el país se celebran 25 maratones al año y los atletas africanos hacen un plan de trabajo para ver cuál les conviene en cuanto a premios económicos, además hay que tener en cuenta las carreras de 10 kilómetros y medio maratón, que son otros eventos donde también hay reconocimientos monetarios.

Comentarios