Pintan el Ángel contra la discriminación

24 junio 2016 10:57 pm

Por Eduardo Suárez

El Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED) atendió el año pasado a mil 500 personas que fueron víctimas de algún acto discriminatorio, de ellas 127 pertenecían a la comunidad LGBTI.

Así lo han informó Jacqueline L’Hoist Tapia, su Presidenta, durante Encendido del Ángel de la Independencia y del Paseo de la Reforma con los colores del arcoíris de la diversidad sexual.

A un día de celebrarse la XXXVIII Marcha del Orgullo LGBTTTI, que este año lleva por lema “Todas las Familias, Todos los Derechos. ¡Ya!”, L’Hoist detalló en entrevista que 80% de las quejas de la comunidad LGBTI están relacionadas con el tema laboral.

En este contexto, la funcionaria aseguró que él jefe de Gobierno capitalino ordenó trabajar en el tema y se dialogue con las empresas y fuentes empleadoras para que modifiquen su conducta y contraten a personas con preferencias sexuales diferentes.

Al término del evento, donde participaron José Ramón Amieva, Secretario de Desarrollo Social, Manuel Granados, Consejero Jurídico de la CDMX e integrantes de la comunidad gay, L’Hoist resaltó que el problema de la discriminación laboral en la comunidad gay ocupa el tercer lugar en la Ciudad de México.

Recalcó que mientras en otras entidades se están cuestionando el matrimonio entre personas del mismo sexo o la adopción en parejas gay, en la CDMX “no solo hablamos de construir familias sino también iluminamos El Ángel de la Independencia”.

Acerca de la violencia suscitada en bares gays de varios estados del país como Puebla, Guerrero y Veracruz , la titular del Copred aceptó que la homofobia es una realidad en el país que se combate en la capital.

Desafortunadamente la homofobia es una realidad que combatimos en la CDMX. Desde 2014 cualquier conducta discriminatoria es un delito que castiga en el Artículo 206 de Código Penal”, enfatizó.

Añadió que a más de seis años de aceptar los matrimonios igualitarios se “ha fortalecido el tejido social y todas aquellas conductas discriminatorias no caben”.

Al cuestionarle sobre los discursos de odio y discriminatorios en contra de estas minorías difundidos por diversos grupos religiosos, indicó que “no hay problema, pues es un Estado laico y democrático donde la igualdad y libertad son fundamentales en ese sentido no hay nada que discutir con las iglesias”.

Comentarios