Top 10 de cascadas en México

4 agosto 2017 7:30 am

Nuestro país tiene una gran variedad de ecosistemas que admirar, pero sin duda en vacaciones de verano una de las actividades que más se antoja es darse un chapuzón, por eso aquí va una lista de las mejores cascadas de México, donde, además de disfrutar de paisajes paradisíacos, podrás sumergirte en sus aguas o practicar deporte extremo.

Hierve el Agua (Oaxaca)

En el colorido estado de Oaxaca se encuentran las populares cascadas petrificadas de Hierve el Agua, una maravilla de la naturaleza que nace de un manantial donde las temperaturas oscilan los 23°centígrados.

En este lugar no hallarás una caída de agua como la imaginas, pues dicho espectáculo es una formación rocosa que se creó a través del escurrimiento de agua con altos contenidos minerales, a lo largo de miles de años.

El dato: éste es un sitio considerado como sagrado por la cultura zapoteca.

Cascadas de Agua Azul (Chiapas)

Se ubican a 133 kilómetros de San Cristóbal de las Casas; son famosas por sus típicas aguas azul turquesa, resultado de los minerales propios de la región. Las cascadas nacen en los ríos de Otulún, Shumuljá y Tulijá y poseen una estructura en forma de escalones para dar paso a pozas o albercas naturales en las cuales nadar.

La caída del agua también permite la formación de rápidos donde se llevan a cabo recorridos en kayak.

El dato: al localizarse en una zona selvática, se puede encontrar fauna endémica como jaguares, tapires, guacamayas rojas y ratones tlacuache, entre otros.

 Cola de Caballo (Nuevo León)

Se localiza en el estado de Nuevo León, en el municipio de Santiago, dentro del Parque Nacional Cumbres. Su nombre se debe a que el torrente de agua forma múltiples caídas finas que se asemejan a la cola de un caballo.

En el lugar se pueden realizar otras actividades, por lo que existe la posibilidad de rentar anafres para una típica carne asada o caballos para recorrer la zona. También te puedes lanzar por alguna de las tres tirolesas que se ubican en el parque o aprovechar para aventarte del bungee.

El dato: altura de 25 metros.

Basaseachi (Chihuahua)

Se ubica en la barranca de Candameña dentro del Parque Nacional Cascada de Basaseachi. Su nombre significa “lugar de los coyotes” en rarámuri. La cascada está rodeada de bosques de pino y cuenta con un mirador que ofrece la mejor vista del sitio. Durante la temporada de lluvias también se aprecia la cascada de Piedra Volada, que se encuentra en la misma zona. En los alrededores del parque se puede practicar el ciclismo de montaña, acampar o pasear por el mirador de la barranca.

El dato: es la quinta cascada más alta de América con 246 metros y la vigésima primera a nivel mundial.

Tamul (San Luis Potosí)

La Huasteca Potosina guarda grandes tesoros de la naturaleza como la cascada Tamul, la cual nace en el río Gallinas y desemboca en la cima del cañón de Santa María. Muy cerca, también puedes visitar el cenote huasteco la Cueva del Agua, una caverna llena de aguas azuladas.

En Tamul existe la posibilidad de acampar, practicar rapel o ciclismo, nadar o realizar un recorrido en bote con una duración aproximada de una hora.

El dato: en 1960 era conocida como la Sonadora debido al estruendo que provocaba su caída en la temporada de lluvias. Su altura es de 105 metros.

 Minas Viejas (San Luis Potosí)

En medio de los árboles se encuentra la cascada de Minas Viejas, una caída de agua que forma cuatro pozas que son utilizadas como albercas, con diferente profundidad cada una. El agua es de color verde esmeralda y la zona está rodeada de puentes de madera para facilitar el acceso al lugar.

En Minas Viejas abunda el barro, por lo que los turistas aprovechan su estancia para disfrutar de las propiedades de este compuesto y aplicarse mascarillas en la cara y el cuerpo.

El dato: en ciertas épocas del año, cuando la lluvia es escasa, detrás de la cascada hay una cueva que algunos viajeros aventureros utilizan para dormir; sin embargo, no es recomendado por las autoridades debido al riesgo que esta actividad implica.

 El Chiflón (Chiapas)

Esta cascada se localiza en el pueblo de Comitán de Domínguez, Chiapas, se alimenta del río San Vicente y su caída provoca la formación de pozas de agua azul, ideales para nadar. Es cuidada y administrada por las comunidades indígenas tzotziles y tzeltales. Se pueden realizar actividades como senderismo, camping, rapel y hasta lanzarse por tirolesa.

El dato: el río San Vicente también da origen a las cascadas de el Suspiro, Ala de Ángel, Arcoíris y Quinceañera. Su Altura es de 120 metros.

 Salto de Eyipantla (Veracruz)

Muy cerca del famoso pueblo de Catemaco, se encuentra el Salto de Eyipantla, una cascada de 40 metros de alto por 50 de ancho, cuyo nombre significa “salto de tres chorros”. Para apreciar la belleza del lugar debes descender por un camino de 244 escalones o, bien, acudir al observador / ¿mirador? que cuenta con una vista panorámica del sitio.

El dato: el sonido que resulta de la caída del agua es tan estruendoso que originó la creencia de que aquí habitó Tláloc, dios de la lluvia en la mitología prehispánica.

 Tulimán (Puebla)

Ubicada al interior de los bosques de la Sierra Norte de Puebla y muy cerca del Pueblo Mágico de Zacatlán se aprecia la majestuosidad de Tulimán. Ahí se pueden realizar actividades como senderismo, rapel y tirolesa.

El dato: con la fuerza del agua se genera electricidad para la población. Su altura es de 350 metros.

Cercanas a la CDMX

Quetzalapan

Entre los municipios de Chignahuapan y Zacatlán, Puebla, se localiza el parque turístico de Quetzalapan, donde los visitantes pueden lanzarse en tirolesa a través de la cascada y disfrutar de la vista panorámica del lugar.

Cascadas de la Concepción (Aculco, Estado de México)

Se encuentran en el Estado de México, a unos minutos del Pueblo Mágico de Aculco. Son comparadas con los Prismas Basálticos por las formaciones rectangulares de su caída.

Para apreciar la cascada en todo su esplendor, es necesario descender por un camino rocoso de 50 metros aproximadamente.

Tolantongo

Aunque este municipio hidalguense es más popular por sus pozas naturales de aguas termales, la cascada que alimenta las grutas también es digna de reconocimiento. Incluso dentro de una de las grutas, existe una vertiente con una fuerza mesurada que algunos turistas aprovechan como técnica masajeadora.

Participa y Comenta