Transparencia y elecciones

9 enero 2018 1:24 pm

La Ciudad de México cerró 2017 con una clara efervescencia electoral. Este año los candidatos deberán seducir a los capitalinos y convencerlos de que son los más aptos para gobernar.

Fortalecer los mecanismos de transparencia y rendición de cuentas debe ser un asunto primordial en la oferta política.

El Gobierno presume que gracias a la alta recaudación local tenemos finanzas públicas sólidas, con menor dependencia de las transferencias federales; sin embargo, los servicios públicos son deficientes.

Sin caer en la generalización ramplona, padecemos calles oscuras, parques con poco mantenimiento, avenidas llenas de baches y escasa señalización. En consecuencia, un deterioro en nuestra calidad de vida.

Por ello, resulta fundamental dotar a las delegaciones de mayor presupuesto para enfrentar la creciente demanda de servicios públicos de calidad, pero esto debe acompañarse de mejores mecanismos de transparencia y rendición de cuentas hacia los ciudadanos.

No sólo necesitamos saber cuáles son los criterios de asignación sino también la prioridad por colonias.

La CDMX cuenta con delegaciones tan diversas como Milpa Alta, Iztapalapa o Miguel Hidalgo. La asignación presupuestal debe reconocer y ponderar estas diferencias.

Criterios como el  número de habitantes, el Índice de Desarrollo Humano, la extensión territorial, su aportación en la recaudación total del predial, por mencionar algunos, deben ser debatidos de manera seria.

Transparentar los criterios de asignación permitirá evitar el sesgo político presupuestal que sólo impacta en la calidad de vida de los capitalinos

Sin embargo, el gran desafío para mejorar la calidad de los servicios públicos sería establecer criterios reales de medición que muestren la mejora o el deterioro de la calidad de los servicios públicos.

Si un ciudadano conoce que el monto del pago del predial en una colonia de Azcapotzalco es el mismo que una de Coyoacán, pero los servicios ofrecidos por la primera son de mejor calidad, probablemente su elección de residencia sería distinta.

El presupuesto en cualquier orden de Gobierno es limitado. Por tanto, resulta fundamental optimizar los recursos. Contar con herramientas que nos permitan evaluar el desempeño presupuestal permitirá premiar o sancionar a nuestras autoridades. Ojalá en 2018 los candidatos le apuesten por la transparencia y el empoderamiento ciudadano y no por el populismo y el aplauso fácil.

Comentarios