Desde el momento en que la Organización Mundial de la Salud decretó que el brote de Covid-19 surgida en Asia y que ya había avanzado por varios países de Europa se había convertido en pandemia, el Gobierno de México contó con más de tres meses para preparar una estrategia sanitaria y económica eficiente para enfrentar con éxito el arribo de los primeros casos y frenar los estragos de la pandemia.

Pese a ello, las autoridades de nuestro país optaron por administrar las cifras antes que combatir el contagio. El 4 de junio pasado, cuando ya era inocultable el impacto en nuestro país, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, nombrado como zar de la lucha contra el coronavirus, señaló que en un escenario que el mismo calificó como "muy catastrófico", México alcanzaría los 60 mil decesos. Hoy esta cifra se encuentra rebasada y no se tienen certeza de cuál será la estadística final de decesos en esta terrible pandemia.


Te sugerimos: [ÚLTIMA HORA] Incrementa a 66,329 la cifra de muertes por Covid en México


Ante la alta letalidad reportada y la desastrosa atención a la pandemia, nuevamente hacemos un llamado al Gobierno Federal para que se implementen acciones de mitigación y contención a la crisis sanitaria y las consecuencias económicas de la misma. Es inadmisible que las víctimas fatales se sigan sumando; la sociedad, la clase política, los Gobiernos federal, estatales y municipales, debemos conjuntar esfuerzo para contener la situación por la que atravesamos.

Los mensajes contradictorios entre el jefe del ejecutivo y las diversas autoridades, no sólo son irresponsables, sino que rayan en la negligencia criminal; a las malas decisiones se suma la mala información que genera confusión entre la ciudadanía de nuestro país, como lo ha señalado incluso la propia Organización Mundial de la Salud.

Como lo comentábamos hace unas semanas, el manejo por parte del Gobierno federal ha sido ineficiente, inoportuno e inadecuado, lo cual nos coloca en el terrible y tristísimo cuarto lugar mundial de países con más muertes y en los peores lugares de la mayoría de los indicadores, aun ajustado por tamaño de población.

De acuerdo con diversas organizaciones, el uso del cubrebocas evita la propagación del virus y el presidente insiste en no usarlo en actos públicos, cuando como responsable del poder ejecutivo debería de dar un ejemplo sobre cómo emplear ese sencillo, pero muy eficiente recurso para evitar el contagio del virus.

El personal médico requiere de nuestro apoyo como sociedad; están en la primera línea de lucha contra el Covid-19, brindando atención a la población. Sin embargo, parece que sus derechos como ciudadanos y como personas se pierden porque no se garantizan las medidas de prevención adecuadas en las unidades médicas u hospitales. Los equipos de protección personal no están llegando con la calidad que requieren o son insuficientes; por tal motivo algunos han tenido que vivir lejos de sus seres queridos por miedo a infectarlos.


Te sugerimos: [ÚLTIMA HORA] Incrementa a 66,329 la cifra de muertes por Covid en México


Por otro lado, es urgente que las autoridades del IMSS, ISSSTE y de la Secretaría de Salud pongan en marcha protocolos para la atención de pacientes con enfermedades crónicas degenerativas, que requieren atención médica de especialistas del segundo y tercer nivel en el sector público, ya que no están siendo atendidos supuestamente por su propia seguridad, perdiendo tiempo valioso en su atención.

La crisis de salud que hoy sufrimos pasará a la historia por su gravedad y por la negligencia del Gobierno federal. El escenario se tornó catastrófico cuando no tomaron medidas adecuadas y suficientes para cuidar la vida de los mexicanos y optaron por culpar a los gobiernos anteriores y a la obesidad de los ciudadanos. La OMS ha señalado que México realiza pocas pruebas y que consecuentemente más de 50% de las mismas dan positivo a coronavirus, “lo que significa que mucha gente no está bien diagnosticada o se le diagnostica tarde”.

De acuerdo con una proyección de la Universidad de Washington, si la pandemia mantiene su ritmo de propagación en México y siguen las medidas sanitarias vigentes, sin un cambio radical para frenarla, para el 1 de diciembre nuestro país tendría 130 mil 387 muertes, además que, si se relaja el uso de cubrebocas, se llegaría a 177 mil 601 defunciones.

Aún se encuentra muy lejos una vacuna eficiente y segura o el descubrimiento de un tratamiento contra el virus, y hoy hay casos a nivel mundial y nacional que apuntan a que pudiese no existir inmunidad de mediano plazo a quienes ya fueron contagiados.

Por otro lado, organismos internacionales como la Organización Panamericana de la Salud (OPS), señalan que en las últimas seis semanas se duplicaron los casos de contagios y muertes por Covid-19 en toda la región y el mundo entero, y la Universidad Johns Hopkins coloca a México en el octavo lugar mundial en cuanto a número de contagios y el cuarto en muertes por Covid-19.


Te sugerimos: [ÚLTIMA HORA] Incrementa a 66,329 la cifra de muertes por Covid en México


Aunado a la crisis sanitaria, otra crisis aqueja a México: la económica. Según un artículo publicado en The Economist, será hasta mediados del 2025 cuando regresemos al punto donde estábamos antes de la pandemia. Es decir, si no se toman acciones contundentes para fortalecer la economía de las familias y empresarios, vamos a tardar mínimo cinco años para retomar el nivel que teníamos a finales de 2019.

Desde Acción Nacional hemos exigido congruencia y que se cuente con información del estado real que guarda la pandemia en México, porque no se debe seguir poniendo en riesgo la salud y la vida de los mexicanos. A los ciudadanos les pedimos que no bajemos la guardia, cuidándonos protegemos a todos, sobre todo a los más vulnerables