[OPINIÓN] Sheinbaum, la inseguridad y su narrativa de Gobierno

El Gobierno de la CDMX ha negado el problema de la inseguridad, pero la percepción de la ciudadanía es diferente ¿podrá detener la crisis mediática?

*Consultor y estratega en comunicación política e imagen pública. Es miembro de la Red de Jóvenes Políticos de las Américas y en 2017 recibió el Napolitan Victory Award por The Washington Academy of Political Arts & Sciences en la categoría Youth Leadership Award.

 

No entiendo la necesidad -y necedad- de algunos gobernantes o funcionarios públicos de negar un problema cuando éste se les sale de control y les genera una crisis mediática.  

En términos de percepción en comunicación lo que parece es, sobre todo cuando esas “percepciones” se salen del marco mediático y pasan a convertirse en la conversación diaria de los ciudadanos.

Eso le está pasando a la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, con el problema de inseguridad que se ha disparado en las últimas semanas en la capital del país, y que ha ocupado los principales titulares de prácticamente todos los medios de comunicación impresos, electrónicos y digitales. La inseguridad le está ganando.

Pero los casos emblemáticos que aparecen en los medios de comunicación sobre secuestros, extorsiones, asesinatos y asaltos no son sólo percepción de los ciudadanos o una estrategia de los adversarios de Morena para desestabilizar el Gobierno de Claudia Sheinbaum.

Foto: Especial

El Semáforo de Delitos de Alto Impacto en el país reportó que en el primer trimestre del año el secuestro se disparó 550%, la extorsión aumentó 127%, el robo a negocio 62%, los homicidios 48%, el robo de vehículo 46% y el narcomenudeo 31%. Los datos no mienten.

A pesar de la crudeza de los datos, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, negó que hubiera una crisis, sin embargo, aceptó que se deben reforzar algunas áreas de su Gobierno:

No hay una situación de crisis. Hay un tema en el que es evidente que tenemos que reforzar áreas de seguridad en la ciudad (…). No es un tema de crisis sino de llamado de atención a la jefa de Gobierno y a las autoridades de cómo reforzar (…). A nosotros no nos van a vencer los delincuentes y vamos a trabajar muy duro”, dijo el 17 de junio cuando presentó el Comando de Operaciones Especiales y de la Unidad Táctica de Auxilio a la Población.

También hizo cambios importantes en su gabinete y nombró a Omar García Harfuch como jefe de la Policía de Investigación de la Ciudad y coordinador del Área de Inteligencia del Gabinete de Gobierno y Seguridad.

Además de que hace unos días, confirmó que su Gobierno prepara la coordinación que a partir del 1 de julio sostendrá con la Guardia Nacional para realizar acciones de patrullaje y operativos especiales en diferentes zonas de las 16 alcaldías.

Sus acciones confirman que la capital del país tiene un problema grave de inseguridad y sabe que si no atiende esta problemática, la conversación pública terminará por construir una narrativa de ineficiencia alrededor de su proyecto de Gobierno y en un futuro de sus aspiraciones presidenciales.

Para atender el giro de la conversación que ha tenido la agenda pública de la capital, Sheinbaum ha ordenado a la Fiscal dar especial atención a los casos más emblemáticos como el secuestro y asesinato Norberto Ronquillo, el estudiante de la Universidad del Pedregal, y del asesinato del diácono Leonardo Avendaño, que en las últimas semanas han acaparado la agenda de los medios.

Estos dos casos como emblema provocaron que en Twitter se levantara un trending topic pidiendo la renuncia de la Jefa de Gobierno con el hashtag #RenunciaClaudia.

Posteriormente, en un evento en la alcaldía Gustavo A. Madero, el presidente Andrés Manuel López Obrador provocó mayor enardecimiento de las redes sociales al defender a la mandataria capitalina y evidenciar su respaldo:

La maltratan mucho los grandulones y abusivos, pero no está sola, la respalda el Presidente de la República y los habitantes de la Ciudad de México”, le dijo mientras en otro lugar los familiares de Norberto Ronquillo aún lloraban su pérdida, en un acto de falta de sensibilidad para las víctimas.

Leer más: «No estás sola», AMLO organiza porra para defender a Sheinbaum de ‘grandulones’

Ese respaldo nos recuerda, sin duda alguna, como aquel que hizo el entonces presidente Enrique Peña Nieto a Rosario Robles, cuando le dijo: “No te preocupes Rosario. Hay que aguantar”, ya que la funcionaria federal fue señalada de corrupción en la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Ernestina Godoy ha informado puntualmente sobre avances importantes en las investigaciones de ambos casos por la presión y el interés que éstos han generado en la opinión pública. Sin embargo, aún falta que se presente un plan integral de seguridad para evitar que estos lamentables sucesos sigan ocurriendo.

¿Tendrá Claudia Sheinbaum la capacidad de cambiar la conversación mediática y pública a través de acciones concretas que den respuesta a la demanda de seguridad? ¿Qué estrategia de comunicación utilizará la Jefa de Gobierno para cambiar la percepción y hacer una nueva redirección de la narrativa de su Gobierno?

 

TE INTERESA