Ser o no demócrata, el dilema

8 enero 2018 12:20 pm

A poco más de un mes para que se defina el nombre de quién buscará la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México de la mano de la coalición denominada Por la CDMX al Frente, la disputa se redujo a sólo dos personajes.

Se trata del ex secretario de Desarrollo Económico de la CDMX, Salomón Chertorivski, y la ex dirigente nacional del PRD, Alejandra Barrales, quienes protagonizan una lucha encarnizada por ganar adeptos.

Oficialmente y hasta ahora, no hay línea en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento para apoyar a alguno de los aspirantes, pero los adeptos de los líderes territoriales comienzan a dividirse entre Barrales y Chertorivski.

Si bien es cierto que Alejandra Barrales es la más conocida del PRD, también es real que tiene el mayor número de negativos en las encuestas de opinión.

Desde la designación de Ricardo Anaya como el candidato presidencial, el mandatario local quedó más que molesto con ella, por entregar, y sin chistar, su respaldo al panista.

Tanto, que Miguel Ángel Mancera citó a Salomón para decirle que no sólo tenía su permiso para competir sino que le pidió ¡ganar o ganar!

Sin embargo, no todo es tan fácil, pues el mandatario capitalino desea transitar en este proceso electoral como un estadista y demócrata para posicionarse de cara a las elecciones de 2018.

Y es que entre las opciones que Mancera tiene para su futuro inmediato está el incorporarse a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, donde, por cierto, ya está incorporado Rodolfo Ríos Garza como asesor de la presidencia.

Es decir, que más allá de si el Frente gana o no la CDMX, él requiere transitar en el siguiente  sexenio con la bandera de la democracia y con el apoyo de los sectores que influyen en la vida política del país.

Por eso debe dejar que los aspirantes corran legalmente, y tal vez, en el caso de su delfín, con algunos apoyos, pero de esos que no son tan perceptibles para la opinión pública.

O sea que no será casual ver a Salomón con toda la carne en el asador a lo largo de este mes, donde si no crece, no habrá manera de detener las aspiraciones de Alejandra Barrales.

Lo difícil para cualquiera que gane la candidatura de la coalición vendrá después, ya que ganarle a Claudia Sheinbaum no será nada fácil, pues aún con las complicaciones del sismo del 19 de septiembre, subió siete puntos en las encuestas.

Sobre Armando Ahued, las posibilidades son prácticamente nulas a pesar de ser el aspirante más carismático y quien realmente hace click con la ciudadanía.

Comentarios