Ya 10 meses han transcurrido desde que se confirmó el primer caso de Covid-19 en nuestro país, desde aquel momento hemos vivido una turbulenta ineficiencia gubernamental, que ha ocasionado una agravada crisis económica y de salud.

Las cifras oficiales son claras, lamentablemente más de 115 mil familias han perdido a un ser querido y cerca de un millón 200 mil personas se han infectado de coronavirus, sin embargo, eso no es suficiente para que la actual administración tomé la seriedad necesaria a este asunto que nos compromete a todas y todos.


Te sugerimos: Arranca vacunación anti Covid en el Hospital General de México


Desde inicios de la pandemia nunca se emitió un mensaje claro, con las medidas necesarias para salvaguardar la salud de la población, es más, el titular del Ejecutivo Federal no fue capaz de portar un cubrebocas.

El desarrollo de una vacuna efectiva contra la Covid-19 es uno de los grandes retos que tiene la humanidad hoy en día, pues es un paso primordial para combatir la pandemia que azota nuestro planeta; pero el otro gran reto que tendrán los gobiernos del mundo será la distribución y aplicación de la vacuna de manera adecuada.

Hoy, el sistema de salud no cuenta con suficientes camas, respiradores, tanques de oxigeno y medicamentos para atender las necesidades de la población, la vacuna implica una problemática más de logística para nuestro país.

Es urgente que México se tome enserio la pandemia y atienda los señalamientos que hizo la Organización Mundial de la Salud, la cual ha calificado como “muy preocupante” el aumento de casos y muertes por Covid-19.

También es importante señalar que, de acuerdo con investigadores de la UNAM, a pesar de que la vacuna llegue a nuestro país, los riesgos ante el coronavirus no disminuirán, por ello el Gobierno mexicano no debe confiarse y bajar la guardia, lo que se traduce en que debería crearse una estrategia a mediano y largo plazo, respecto de la pandemia.

La actual administración tiene la responsabilidad y la obligación de garantizar el derecho a la salud para todas y todos los mexicanos, debe haber altura de miras, el gobierno mexicano no debe abusar de su poder ocupando la vacuna con fines electorales.