En estos días escuchamos constantemente que la pandemia por el Covid-19 detiene el desarrollo del país y ya impacta en los grupos más desfavorecidos económica y socialmente.

Los Gobiernos (federal y estatales) y el Congreso de la Unión tienen una enorme responsabilidad para proteger a las personas y para promover el desarrollo económico que permita mitigar el desempleo e incrementar la desigualdad económica. Se está trabajando en ello y debemos reforzar otros temas para que no se escapen.

Los rostros de la desigualdad pueden verse ahora mismo en las calles: niños en la avenida Reforma limpiando parabrisas para ganar dinero; artesanos intercambiando sus productos por despensas; un niño, en la colonia Doctores, ofertando sus juguetes para obtener recursos que ayuden a sus padres.

Uno puede pensar en la sencilla, pero importante sugerencia del #QuedateenCasa, sin embargo, no todas las personas tienen una vivienda propia donde resguardarse o tienen viviendas precarias que carecen de los servicios elementales, agua, drenaje, sanitarios y otros como la luz o el internet (para que los niños puedan seguir las clases a distancia).


Te sugerimos: Índice de hospitalización por Covid-19 se estabiliza en CDMX


Hay que percibir que, en estos momentos, los ciudadanos parecen ver solamente confrontación entre los diversos órdenes de Gobierno, los legislativos y los partidos políticos. Sin embargo, hay mucho trabajo que se está realizando para enfrentar la pandemia y que es opacado por las fakenews.

El Congreso de la Unión está apoyando al presidente de la República para fortalecer los acuerdos necesarios. Es posible llegar a ellos como en otros países. Pensemos en España, donde la concreción de acuerdos dio como resultado la aprobación de “un ingreso mínimo” para apoyar a quienes son impactados por el desempleo y la pobreza que trajo o fortaleció la contingencia sanitaria.

Hay dos temas fundamentales que en estos momentos tenemos que atender: ¿Qué sucederá con las personas que pagan renta o alquiler por la vivienda y que no pueden cumplir por el desempleo y la falta de ingresos? ¿Qué sucederá con aquellos que tampoco pueden pagar el suministro de luz?

Quizá haya quienes estén preocupados por los asuntos que parecen de importancia nacional. Sin embargo, para las personas, temas como el alquiler o renta y los servicios básicos, son esenciales. En estos momentos de la pandemia, las personas, por ejemplo, no pueden quedar a oscuras.

En los últimos días hemos leído noticias sobre los cortes de luz que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) está realizando al servicio de usuarios que han retrasado el pago (El Universal, 25/05/20). Las deudas deben cubrirse, es cierto, pero estamos en un momento crucial de la pandemia y el titular de la Comisión debe tener sensibilidad frente a estos hechos.


Te sugerimos: [POLÉMICA] Diputado pide correr a personal de CFE que vaya a cortar la luz


Este viernes, el presidente de la República, reconoció la necesidad de impulsar y reactivar a la industria de la construcción. Además, el titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano delineó perfectamente la importancia que tiene la vivienda frente a la pandemia y a la desigualdad social (Milenio). Es necesario que la CFE entienda la importancia de apoyar a los usuarios del servicio.

Si bien, los legisladores estamos abocados a atender temas normativos y de gobierno, no debemos olvidar los importantes para los ciudadanos. Tenemos que utilizar los instrumentos normativos para ayudar a quien no puede pagar la renta y es acosado por su arrendador o a quien puede quedarse sin luz.

Hay tareas importantes para hacer y apoyar a los grupos que mayor impacto sufren socialmente. Hay que atender el tema de las rentas o los servicios de luz para asegurar que el confinamiento físico no genere más afectación a las personas.