Recientemente, la Organización Mundial de la Salud anunció que existen 43 vacunas en desarrollo contra el Covid-19; de las cuales, seis -Reino Unido, Estados Unidos, Rusia, Brasil, Alemania y China- están en la última fase de prueba en humanos y se encuentran en un proceso de negociación con distintos Gobiernos para la aplicación de pruebas.

En el caso de Rusia, llevan una ventaja considerable y para sorpresa de la comunidad científica anunciaron que han iniciado la producción del lote de una vacuna contra el Covid-19, denominada Sputnik V. En dicha producción se elaboraron 15 mil 500 dosis, las primeras en el mundo. Y aunque en los próximos días se realizarán las pruebas en miles de personas, el Gobierno ruso anunció que la campaña de vacunación masiva comenzará en el mes de septiembre.


Te sugerimos: China registra su vacuna contra Covid-19; es "rápida y fácil de preparar"


Por su parte China también ha desarrollado diversos proyectos para conseguir una vacuna y la biofarmacéutica CanSino Biologics Inc. es el primer laboratorio de aquel país que ha conseguido la patente para realizar pruebas en humanos. Según este laboratorio, se encuentran en un proceso de diálogo con los Gobiernos de Rusia, Brasil y Chile para realizar ensayos en personas y comprobar sus efectos.

Uno de los proyectos también en vías de culminar su proceso de estudio es el desarrollado por el laboratorio AstraZeneca y la Universidad de Oxford. Debido a los avances presentados, la Fundación Carlos Slim firmó un convenio con ellos para la producción de vacunas. Según el portavoz de la Fundación, el acuerdo consiste en financiar económicamente a la farmacéutica para la compra de insumos, materiales y maquinaria necesaria para la fabricación de 150 millones de dosis en el menor tiempo posible.


Te sugerimos: China registra su vacuna contra Covid-19; es "rápida y fácil de preparar"


Se estima que el abasto de vacunas llegará a Argentina y a nuestro país en el primer semestre del próximo año, aunque el acuerdo firmado entre AstraZeneca y la Fundación Slim, no implica que la vacuna se distribuya entre la población mexicana, ya que la adquisición de las mismas, dependerá del Gobierno federal.

Sin duda, es notable el esfuerzo que ha hecho la Fundación Slim en favor del desarrollo de la ciencia. Ahora es responsabilidad del gobierno del presidente, Andrés Manuel López Obrador, la compra y distribución de la vacuna entre toda la población. La campaña de vacunación deberá ser gratuita, rápida y eficiente; sobre todo, sin ningún sesgo político, ya que el próximo año se celebrarán elecciones en nuestro país.