[OPINIÓN] Usuarios vulnerables de la vía al momento de un incidente de tránsito

ciclistas en eje 7, ciclovía compartida,
foto: José Luis Villa

Los peatones, ciclistas y motociclistas son los usuarios más vulnerables de la vía y protegerlos requiere de varias acciones, conócelas.

Por Adonais González, Gerente de Planeación en EPS Vial. Urbanista, desarrollador de proyectos de movilidad urbana, seguridad vial y análisis geoespaciales. Planeando por una ciudad integrada, equitativa y segura.

 

Existen distintas definiciones para los Usuarios Vulnerables de la Vía (UVV), pero todas mencionan tres grupos generales: peatones, ciclistas y motociclistas (muy pronto entrarán a la lista las personas que se mueven en vehículos como los scooters).

Se les considera usuarios vulnerables de la vía porque sus condiciones físicas los hacen vulnerables a sufrir lesiones mayores o el fallecimiento en el momento de un incidente de tránsito con algún vehículo automotor.

¿Qué factores nos hacen ser un usuario vulnerable de la vía? Principalmente la velocidad vehicular y el peso de las estructuras de los vehículos; estos dos elementos al impactar a un UVV se convierten en un arma mortal.

Pero no solamente el vehículo es la amenaza, además de éstos se suma el contexto urbano y las malas condiciones de las calles que generan puntos inseguros, como: la falta de banquetas accesibles y conectadas, falta de rampas para movilidad reducida, falta de guía podotáctiles, señales y tótems de información en lenguaje Braille, la no existencia de luminarias, obstáculos en la vía, cruces peatonales no visibles e inseguros, falta de camellones o isletas de resguardo peatonal, falta de semáforos peatonales, mala ubicación de paraderos de transporte público, el diseño de intersecciones con vueltas derechas continuas para vehículos, la no regulación de velocidad vehicular en zonas escolares, entre otros.

La planeación de la ciudad a escala humana se dejó de lado muchos años, se privilegió la planeación de ciudades extensas que estuvieran a distancias para andar en automóvil o en medios de transporte masivos y hoy vivimos las consecuencias.

Vivimos en zonas urbanas más de 70% de la población mundial, en estas zonas además de generar riqueza, son las que más demandan recursos y donde más problemas ambientales se presentan. El tema de la seguridad vial, hoy a nivel mundial, es un tema de salud pública que demanda atención y acción.

En el reporte de “estatus de seguridad vial 2018 de la ONU”, menciona que en este año murieron 1.35 millones de personas en incidentes viales. De estas muertes,  54% son de “Usuarios Vulnerables de la Vía” es decir, en su mayoría, motociclistas 28%, peatones 23% y ciclistas 3%.

Si quitamos de la ecuación a los motociclistas por viajar en un vehículo motorizado, se tiene que 26%, o bien, 351, 000 de los fallecimientos por incidentes viales son ciclistas y peatones. Y estos números no fueron distintos en años anteriores.

Foto: Ecobici

En Jalisco en el año 2017 se registraron 4 mil 509 incidentes con heridos, de los cuales 40.5% fueron usuarios vulnerables. En el mismo año se registraron 345 fallecimientos donde igualmente 40.1% era personas de este grupo. (INEGI 2017)

Si bien en las zonas centro de las ciudades que conforman el área metropolitana de Guadalajara se ha trabajado en desarrollar cruceros seguros y accesibles, éstos no llegan a los barrios alejados de las zonas centrales, donde los UVV es que desarrollan la mayoría de sus actividades, como ir al mercado, tianguis, escuela, llegar a un paradero de transporte público o simplemente moverse a un espacio público.

Teniendo en cuenta a los usuarios menos y más vulnerables, Estrategia Misión Cero, promueve la pirámide de la vulnerabilidad para salvar vidas. Donde a la cabeza de la pirámide están los peatones como el usuario más vulnerable de la movilidad, seguido de los ciclistas y de los motociclistas, en otro escalón usuarios en transporte público y en automóviles, continuando usuarios en transporte de carga y logístico y al final de la pirámide usuarios de transporte de construcción.

Esta pirámide tiene como objetivo principal el de salvar vidas, promoviendo y concientizando que todo proyecto de ciudad se debe de enfocar en los usuarios de mayor vulnerabilidad generando así una movilidad segura para todos.

Como proyectistas y diseñadores viales tenemos la responsabilidad y compromiso de diseñar vialidades que den seguridad a los UVV, vías que perdonen distracciones. Los errores no deben de costar la vida de las personas que tienen la necesidad de moverse para cumplir con alguna necesidad, ya sea por estudiar, laborar, abasto u ocio.

 

TE INTERESA