Una vez más las redes sociales ponen en evidencia un terrible caso de maltrato y abandono animal. Fue a través de las cuentas de Arturo Islas Allende que el caso de la fundación #BlackJaguarWhiteTiger se hizo viral.

Recapitulemos, este refugio nace en 2013 (según su propio dicho), pero es hasta el 2015 que obtiene el registro SGPA/DGVS/03716/15 como un “Predio e Instalación que Maneja Vida Silvestre de forma confinada fuera de su hábitat natural” (PIMVS). Nace de la mano de Eduardo Mauricio Moisés Serio, conocido también como “Papa bear”, hijo de Eduardo Moisés Salomón, quien fue ligado a una red de lavado de dinero y venta de facturas del caso “Edicom”, empresa que se utilizo para los famosos monederos electrónicos en la campaña de Enrique Peña Nieto. Desde aquí se prende la primera alarma.

Pero la debacle se viene a finales de mayo de este año, cuando por una serie de observaciones de las instituciones financieras, un par de cuentas bancarias le fueron bloqueadas al mencionado Eduardo Serio, cosa por la cual argumenta no se podían destinar las 2.8 toneladas diarias de alimento a los ejemplares a su cargo.

Si bien el flujo de recursos pudo afectar la manutención de los animales, no podemos dejar pasar el terrible escenario que documentan las imágenes: felinos enjaulados, con heridas infectadas, graves problemas de desnutrición y de movilidad al punto de apenas poderse poner en pie.

Se debe reconocer que después de la denuncia por parte de la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México (AZCARM), la PROFEPA, y la Secretaría de Seguridad Ciudadana, en coordinación con la Fiscalía capitalina y la PAOT, actuaron de manera pronta, asegurando más de un centenar de felinos, 4 caninos, 2 coyotes y un par de burros.

Hasta el momento no se sabe de algún detenido, ni mucho menos si la Fiscalía local ha presentado ante un juez a algún responsable por este maltrato animal. La Constitución de la CDMX reconoce a los animales como seres sintientes, por lo que deben ser respetados y no deben ser víctimas, además, de procesos burocráticos, o que su reubicación sea otro martirio para ellos.

Lo ocurrido en Tlalpan pone de manifiesto la enorme corrupción y negligencia de muchas autoridades que se han escondido en el silencio. ¿Por qué la PROFEPA no supervisó el funcionamiento del lugar? ¿Cuál es la coordinación institucional de las autoridades que congelaron las cuentas, con las que deben velar por el bienestar animal? Pues, ¿podemos imaginar congelar las cuentas de un hospital privado sin que las autoridades de salud se ocupen de los pacientes? Y También está la duda que se cierne sobre la operación de Eduardo Serio. ¿En qué andaba metido, que lo llevó al congelamiento de las cuentas? ¿Cuál es el perfil y de quiénes recibía donativos que quizá pusieron en riesgo la operación misma?

El efecto domino será demoledor para los activistas de otros refugios, ahora con la sombra de la irresponsabilidad en el manejo de los animales en Black Jaguar-White Tiger y de posibles esquemas de fachadas como donatarias para lavado de dinero. La viabilidad financiera de muchas otras causas genuinas bien manejadas quizá sufra complicaciones.

Los derechos básicos de los seres sintientes no están a capricho o placer del ser humano, ni como supuesto patrimonio cultural intangible que implique su muerte, ni cómo fachada para lavado de dinero y falsa filantropía. Sociedad y Gobierno debemos adoptar juntos un nuevo enfoque en nuestra interacción natural y diaria con ellos. Una visión de respeto, de amor, de cuidado y no de sumisión recreativa denigrante en ningún esquema.

Bien lo dijo Gandhi: “Un país, una civilización, se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales”, y en ese sentido las autoridades mexicanas y nuestra sociedad contemporánea, seguimos miserablemente reprobados. Sin gente castigada y en la cárcel con sentencias firmes y un castigo ejemplar, no se podrá incidir en la no repetición y escarmiento y aprendizaje social de estos terribles sucesos.

Como diputado local e integrante de la Comisión de Bienestar Animal del Congreso de la CDMX seguirá muy de cerca el motivo de este caso y aportaremos desde el ámbito legislativo para que este tipo de acontecimientos no se repitan.