[OPINIÓN] Subcontratación ¿una certificación evitará malos usos?

Éstos son los problemas a los que se enfrenta un empleado cuandose aplica una mala subcontratación.

La subcontratación en México es una figura utilizada por los delincuentes de cuello blanco, perjudicando al erario federal, así como a la clase trabajadora.

El problema radica en simular que se tienen trabajos subcontratados, cuando en realidad se están violentando sus derechos laborales.

La Ley federal del Trabajo se reforma a finales de 2012, incorporando tres requisitos básicos de la subcontratación, los cuales, en resumen, son:

1. No tener a todo el personal subcontratado.

2. Justificar la subcontratación, dada la especialización de las actividades a desarrollar por la subcontratista.

3.   Que la contratante o beneficiaria de los servicios subcontratados no cuente con empleados que realicen labores similares a las actividades de la subcontratista.

Estos requisitos deben cumplirse a cabalidad, en ausencia de alguno, la subcontratación es injustificada y por tanto puede calificarse de ilegal.

Esta figura se usa para dejar de cubrir cuotas de seguridad social, vivienda o el impuesto sobre la renta o son inferiores a las que devenga el trabajador por su labor cotidiana.

Este grupo de pseudoempresarios y pseudoasesores, a quienes también se les podría generalizar con el mote de delincuentes de cuello blanco, no aportan a las afores por concepto de seguro de retiro, cesantía en edad avanzada y vejez.

Hay un sinnúmero de empresas que simulan percepciones y prestaciones a trabajadores mediante figuras corporativas diversas: pagos mediante previsión social, pago de alimentos, fondos de ahorro, incluso pagos presentes de riesgos de trabajo que aún no se sufren.

Las autoridades fiscales ya están dando seguimiento a casos como Sociedades de Solidaridad Social, Cooperativas, Civil, Civil Universal, Civil Particular, Fideicomisos, Sindicatos, Asociación en Participación o Empresas Integradoras.

Es loable y plausible la intención de vigilar este sistema, pero se enfrenta a criminales que pueden crear contratos diversos y que han mal llamado, a través de figuras contractuales tales como: prestación de servicios independientes, suministro de personal, administración de recursos humanos, servicios especializados en administración de capital humano, en fin, una cantidad de conceptos que seguirán creciendo conforme las reglas se multipliquen.

Ojalá la certificación permita limitar y erradicar estos abusos en contra de intereses de la clase trabajadora y los mexicanos que mantienen este país.

TE INTERESA