Recuerdan cuando en 2018, el entonces presidente electo López Obrador dijo: "...nosotros en México a partir del día primero de diciembre vamos a ofrecer empleo, trabajo a migrantes centroamericanos... que el que quiera trabajar en nuestro país va a tener apoyo, va a tener una visa de trabajo... no atender el asunto sólo con deportaciones o con medidas de fuerza...", pues es claro que desde que Morena llegó al Gobierno se olvidaron de sus promesas.

Hoy, un trato inhumano y hostil por parte del Gobierno mexicano es la realidad que viven los migrantes centroamericanos. Seres humanos que huyen de su país de origen para escapar de las condiciones de inseguridad, violencia y pobreza en busca de mejores oportunidades.

No sólo tienen que lidiar con el dolor que conlleva abandonar su lugar origen, a sus familiares y amigos, si no también desafían largas caminatas enfrentándose a la inseguridad de nuestro país –la que ya de por si parece incontrolable- con el riesgo de ser reclutados por la delincuencia organizada e incluso hasta de perder la vida.

No obstante, también deben librar el duro trato del Gobierno federal. Lamentablemente México se convirtió en el muro que tanto deseaba Donald Trump; el Gobierno mexicano se ha olvidado de su historia y del respeto a los derechos humanos.

Lamentablemente, desde el inicio de esta administración, se ha criminalizado la migración y con ello, se ha puesto en riesgo la vida de quienes transitan por nuestro país, haciendo más lucrativo el tráfico ilícito de migrantes.

No sólo es la Guardia Nacional quien los agrede, golpea y viola sus derechos humanos. También es el Instituto Nacional de Migración que los trata indignamente en las estaciones migratorias. Están hacinados, en condiciones inhumanas, sin acceso a su situación migratoria y olvidados por este gobierno.

Que un tráiler haya pasado por zonas donde normalmente existen retenes y no haya sido detenido, es una muestra de corrupción. La corrupción con los cárteles está claramente solapada desde el poder. ¿Quién del Gobierno se está enriqueciendo con los migrantes en México? ¿Quién del Gobierno es el responsable de la violación de los derechos humanos de los migrantes? E incluso ¿Quién del Gobierno es el responsable de las 55 muertes por el choque del tráiler de la semana pasada?

Hay testimonios en medios de comunicación que reportan que un migrante paga hasta 11 mil dólares por cumplir su sueño americano. Producto de la trata de migrantes, por el camión accidentado al menos recabaron un millón y medio de dólares, ¿Cuántos millones de pesos a través de corrupción están ganando los servidores públicos de este Gobierno?

Ante la negligencia y corrupción no se puede entender cómo el presidente López Obrador sigue solapando al titular del Instituto Nacional de Migración. Francisco Garduño Yáñez debe presentar su renuncia.

Urge poner un alto a las violaciones de derechos humanos  y es vital dar solución pronta al fenómeno migratorio que vive el país.