[OPINIÓN] Retos para el desarrollo urbano en la CDMX

Foto: El_Big_Data/ José_Luis_Villa

El desarrollo urbano en la CDMX y los estados vecinos de México e Hidalgo tendrá una transformación de la que debemos estar atentos.

El mes pasado se firmó un convenio de colaboración en materia urbana entre la CDMX y los estados vecinos de México e Hidalgo, parece que éste es el primer paso de lo que se planteó como metodología en el documento AMLOPOLIS.

“Retomar la planeación regional como el instrumento que guíe la toma de decisiones y en donde se plasmen los acuerdos sociopolíticos entre ámbitos de gobierno y actores sociales para un desarrollo justo, equilibrado y sustentable.” (Meyer, 2018)

Pero toda modificación o adecuación normativa en la Ciudad tendrá que enmarcarse en la nueva Constitución y tiene que acompañarse de voluntad política para que se tornen realidad.

La primera definición que habrá de adoptarse es si se continúa por la senda trazada en la CDMX desde la promulgación del Bando 2, o no. Ese Bando tuvo una responsabilidad central en la flexibilización de las normas de construcción y cambio de usos de suelo.

El Bando fue ampliado por la Norma 26 y, más recientemente, continuado por el Sistema de Transferencias de Potencialidades, Polígonos de Actuación y el Sistema de Actuación por Cooperación.

Cada uno de estos instrumentos de normatividad urbana ha jugado un papel en impedir la planificación urbana de largo plazo. Y cada uno jugó su papel en el arranque, mantenimiento y promoción del boom inmobiliario que ha vivido la ciudad desde 2001 hasta la fecha.

Esos instrumentos deberán ser cancelados por el nuevo Congreso de la CDMX, para dar lugar a que el nuevo Gobierno pueda ordenar el desarrollo urbano de la ciudad, dirigir su crecimiento y combatir la corrupción.

La CDMX enfrenta grandes retos, pues se ha convertido en una sucesión de espacios de desigualdad socio-espacial con zonas periféricas deterioradas donde predomina la pobreza.

Sus problemas se han multiplicado y agudizado al grado que pueden poner en riesgo la seguridad, movilidad, gobernabilidad, productividad y su propia sustentabilidad si no se actúa de fondo y eficazmente. (Meyer, 2018)

AMLOPOLIS plantea que “se implementará una política efectiva que entienda a las zonas metropolitanas como unidades económicas, sociales, territoriales y ambientales que requieren de un proyecto y un tratamiento integrado, participativo y de largo plazo” (Meyer, 2018),  mediante la implementación de las siguientes medidas:

1. Instaurar un sistema de planeación metropolitano integrado y de largo plazo con precedencia sobre los planes municipales de desarrollo urbano, para que éstos estén alineados con el metropolitano.
2. Promover y apoyar la conformación de Agencias Metropolitanas para la atención integrada, participativa y de largo plazo en las materias prioritarias que exijan de una amplia coordinación y colaboración intergubernamental como la movilidad no motorizada y el transporte público, la gestión integral del agua y de las cuencas ambientales, la gestión integral de los residuos sólidos, de los servicios públicos y equipamientos sociales, y de la
seguridad ciudadana.
3. Ampliar sustancialmente y reorientar el Fondo Metropolitano para que sea empleado para programas y obras prioritarias, de alcance metropolitano, y con visión integrada y sustentable. Se implementará una política efectiva que entienda a las zonas metropolitanas como unidades económicas, sociales, territoriales y ambientales que requieren de un proyecto y un tratamiento integrado, participativo y de largo plazo. (Meyer, 2018).

Veamos por dónde vamos, el evento que se cita al inicio del presente escrito refiere y cumplimenta, al menos en la forma la primera acción planteada mediante el inicio de acuerdos para establecer un Sistema Metropolitano Integrado de planeación urbana.

Ahora toca trabajar de manera urgente y consistente para definir el papel de Seduvi en el sistema de Agencias Metropolitanas de gestión y atención integrada a los problemas de la Ciudad.

Será importante también conocer el alcances y objetivo que resultan de la aprobación del artículo 20 de la Constitución Política de la Ciudad de México, pues la entidad debe dar paso a la creación del Instituto de planeación democrática y prospectiva para asegurar el desarrollo sustentable.

Este instituto tendrá que ser un organismo público con autonomía técnica y de gestión, dotado de personalidad jurídica y patrimonio propio.

En este punto estamos y tendremos que revisar los avances en el corto y mediano plazo sobre el futuro de nuestra hermosa CIUDAD DE MÉXICO.

TE INTERESA