La pandemia del Covid-19 marcó un antes y un después en la vida del mundo porque, después de este hecho, no se puede poner en tela de juicio que nada será igual; la cotidianidad se modificó de tajo y de raíz y la vida económica y financiera quedó seriamente trastocada sin que haya marcha atrás.

En México, la prioridad tanto del Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, como el de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, desde antes que llegara la contingencia, ha sido proteger a la población, salvar vidas, sobre todo, auxiliar a los más desprotegidos, que se han convertido en la prioridad del jefe del Ejecutivo.

A pesar del estado en el que la actual administración encontró al Sistema de Salud, en el que ha ido metiendo orden paulatinamente, la estrategia del Gobierno federal frente a esta contingencia sanitaria ha sido reconocida incluso por la Organización Mundial de la Salud.

En el caso de la Ciudad de México, la situación es especialmente delicada por la alta densidad poblacional; ahora nos encontramos en color rojo, por lo que la contingencia continúa en su fase más aguda, si se mide con base al semáforo epidemiológico con el cual se regirá el acceso a la nueva normalidad, tomando en cuenta el nivel de ocupación de camas hospitalarias.


Te sugerimos: ¡Estamos en semáforo rojo!; López-Gatell alerta que no es momento de salir


Será hasta el 15 de junio cuando se irá retornando, poco a poco, por zonas y por giros a lo que será un modo de vida inédito y a donde habremos de arribar por etapas y acostumbrándonos a reglas y protocolos nuevos, con la firme intención de evitar contagios y de que la economía capitalina empiece a repuntar.

En cuanto a la Ciudad de México es digno reconocer que la jefa de Gobierno se ubica entre las mejores rankeadas -en el lugar número siete- en una encuesta publicada recientemente en un conocido diario, respecto a la actuación de los gobernadores en esta pandemia. Sheinbaum aparece entre los mejor evaluados, con una actuación sobresaliente como producto de que se ha dedicado de tiempo completo a mitigar los efectos y atender las necesidades de los ciudadanos en esta contingencia.

Al presentar su Plan Gradual hacia la Nueva Normalidad, la doctora Sheinbaum estableció que “regresaremos más fuertes pero distintos”, e hizo el compromiso de que en la Ciudad de México se trabajará para que la nueva normalidad, “esté sustentada en la igualdad de derechos y en la innovación, hemos trabajado en este plan de reapertura equilibrando derechos, en especial el derecho a la salud y el derecho al bienestar económico”.

Coincidimos con la jefa de Gobierno, la obligación central de cualquier Gobierno es salvaguardar la integridad de las personas: su vida y su salud, al tiempo de preparar su bienestar mediante la recuperación económica, con equidad y justicia, en la nueva normalidad que nos espera.