El pasado lunes 26 de julio la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, presentó junto a un importante grupo de empresarios el Plan para la Reactivación Económica de la Ciudad de México. Este decálogo consiste en un conjunto de medidas que buscan apuntalar e impulsar la economía local a partir de la implementación de programas y proyectos específicos que tienen como base la alianza estratégica entre los sectores público y privado de la capital.

Esta alineación de astros es, sin duda alguna, una buena noticia para los habitantes de la metrópoli y un esfuerzo digno de reconocimiento, toda vez que permitirá consolidar y potenciar el proceso de recuperación económica que comenzamos a ver a principios de año.

Un plan tan ambicioso no podría ser posible si no tomara como punto de partida el cuidado a la salud de las personas. Esta es sin duda su característica principal y se basa en un ejercicio de corresponsabilidad entre Gobierno, empresas y ciudadanía.

En la parte de las acciones de Gobierno queda claro que la intención de las autoridades es concluir lo antes posible con el proceso de vacunación para disminuir al mínimo los riesgos causados por la Covid-19. Lo ocurrido en otras partes del mundo nos dice que esta visión es la más acertada y para muestra basta con mirar el contraste entre lo sucedido en los Estados Unidos y Francia: mientras los primeros en enfocaron en vacunar a la mayor cantidad de habitantes posibles para recuperar las actividades económicas, los franceses han vacilado entre procesos de confinamiento y desconfinamiento, vacunación y otras medidas restrictivas que han generado un profundo malestar social.

La Ciudad de México ha decidido actuar con determinación poniendo al alcance de todas y todos los mayores de 18 años la posibilidad de vacunarse para así continuar con sus actividades sin arriesgar su salud y la de otros. A partir de esta máxima, el plan presenta 9 ejes más que buscan no sólo favorecer la reactivación sino generar crecimiento en los sectores económicos estratégicos para la CDMX como son la construcción, el turismo, los servicios y el comercio.

Con la realización de grandes obras de infraestructura, principalmente en materia de servicios y movilidad, no sólo se generarán empleos, sino que se beneficiará a la población en general. La inversión pública no será la única en este sentido ya que, gracias a lo procesos de simplificación administrativa, el combate a la corrupción, el establecimiento de reglas claras e incluyentes, así como límites adecuados para los proyectos de desarrollo inmobiliario, la inversión privada aumentará considerablemente para el segundo semestre de este año.

Sumado a lo anterior, una ambiciosa campaña de promoción turística permitirá que la CDMX no sólo se mantenga como uno de los principales destinos de visita en nuestro país, sino que genere nuevas formas de identidad y relación tanto con las empresas como con las personas a través de medidas como la liberación de la marca CDMX, la utilización de plataformas digitales y la obtención de certificados internacionales como Safe Travel.

Este conjunto de acciones se articula siempre a partir de la visión social y sostenible que caracteriza al Gobierno de la Ciudad y para ello se han mantenido y mejorado los programas de apoyo para las familias y los pequeños negocios, así como la ampliación de instalaciones destinadas a la educación, la cultura y la recreación. De igual forma el plan establece la importancia de promover un modelo de economía circular para la Ciudad y la utilización de energías limpias.

Sin duda alguna este Plan de Reactivación no sólo enumera acciones, sino que las articula; no está pensado sólo desde el Gobierno, sino que es producto del consenso entre actores públicos y privados; no busca simplemente mejorar indicadores, sino que es una base para recuperar el crecimiento y traducirlo en desarrollo, es entonces un marco estratégico digno de reconocimiento y bien valdrá el apoyo de todas y todos en los meses por venir.

Fernando Mercado Guaida, secretario técnico del Consejo Económico, Social y Ambiental y diputado electo al Congreso de la CDMX