Una de las grandes contribuciones de la Constitución capitalina para el futuro de la Ciudad fue dotarnos de un sistema de planeación, que como reza la carta magna, será “articulado, perdurable, con prospectiva, orientado al cumplimiento y al ejercicio progresivo de todos los derechos reconocidos”.

Este sistema se integra con instrumentos innovadores como son El Programa de Gobierno de la Ciudad, el Instituto de Planeación Democrática y Prospectiva, los Programas sectoriales, especiales e institucionales y Plan General de Desarrollo de la CDMX (PGD).  Este último fue entregado al Congreso de la Ciudad la semana pasada por el Secretario de Gobierno, José Alfonso Suarez del Real.

El plan General de Desarrollo es un instrumento que delinea las políticas estratégicas de la Ciudad con una visión de largo plazo, en este caso de 2020 a 2040. Su principal objetivo es la mejora de calidad de vida de los capitalinos a través de la estricta observancia de sus derechos, la cohesión social, el desarrollo económico y el equilibrio territorial.

Esta herramienta será discutida para aprobación del Congreso en próximos días y dotará a la ciudad de una herramienta única en el país y la colocará a la vanguardia en la materia, haciendo de las decisiones más importantes en materia de planeación un asunto que trasciende partidos y gestiones gubernamentales. Elevar la planeación prospectiva tanto del desarrollo como del territorio a nivel Constitucional es un reto, pero también un ejemplo digno de imitar en otras entidades. Sumado a lo anterior, el Plan se presenta en el contexto de la profunda transformación de la administración pública capitalina que inició con la entrada en vigor de la Constitución local y se complementó con una transición política nacional que en la Ciudad de México se encarna en la Dra. Claudia Sheinbaum Pardo.

El PGD presentado por el Gobierno reconoce los importantes retos en urbanos, ambientales, económicos y sociales que enfrentamos y propone acciones articuladas, transversales y coordinadas para resolverlos. El Programa se divide en 7 ejes temáticos: Ciudad igualitaria y de derechos, de cuidados y bienestar; Ciudad próspera y dinámica; Ciudad sustentable, sana y resiliente; Ciudad con equilibrio y orden territorial; Ciudad en paz y con justicia; Ciudad innovadora y basada en conocimiento y Ciudad de Gobierno honesto, cercano y buena administración.

Además, el PGD será un instrumento que se enriquecerá  con la intervención de actores diversos y por tanto será reflejo de la pluralidad que caracteriza a la Ciudad. A partir de lo anterior, resulta evidente que el Programa fue concebido desde una perspectiva de derechos y destaca que además de la realización y ejercicio progresivo del derecho a la ciudad como eje principal se incluyen componentes esenciales para el futuro: la honestidad y el ejercicio del buen Gobierno. No sería correcto pensar en una visión de Estado de largo plazo que no incluya a la par de la correcta planeación y la participación ciudadana el compromiso indiscutible que se debe tener con la transparencia y la rendición de cuentas. Pensar en la ciudad a 20 años es fundamental no sólo para resolver nuestros problemas actuales sino para garantizar el futuro de la urbe más grande e importante del país. Establecer directrices para su desarrollo integral es más que necesario, pero ordenar estos principios bajo una óptica de derechos es, sin duda, un elemento de innovación en todo el país.

Director General del FES-CDMX y Secretario Técnico del CESA.