Ante la crisis, cada vez más profunda, que día a día afecta a los capitalinos por la presencia del Covid-19 en nuestra ciudad, el pasado 25 de mayo la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, anunció una reducción de 50% al gasto corriente del Gobierno local para orientarlo a programas y acciones que pretenden hacer frente al regreso a la ´nueva normalidad´, tras superar la emergencia sanitaria por el coronavirus.

De acuerdo con la propia jefa de Gobierno, esta supuesta reducción se logrará sin afectar programas prioritarios, inversiones necesarias, servicios públicos o despedir o afectar el sueldo de los funcionarios, y únicamente dejando de comprar tóners y papelería, así como reduciendo los gastos en la telefonía celular.


Te sugerimos: Sugiere Mauricio Tabe a Gobierno CDMX subsidiar luz y agua de capitalinos


Es decir, la Jefa de Gobierno cree que sin comprar papel y tóners para sus impresoras y bajándole a sus llamadas por celular, podrá ahorrar más o menos 80 mil millones de pesos que seguramente luego querrá repartir a sus huestes cuando la crisis económica asfixie más a los capitalinos.

Tras realizar sus cuentas alegres y suponer que derivado de la pandemia sólo se perderán poco más de 150 mil empleos, y que el Gobierno de la ciudad sólo dejará de recibir 20 mil millones de pesos que pretendía recaudar este año por concepto de impuestos, la Jefa de Gobierno anunció la acción como un plan de austeridad que cree ayudará a la reactivación económica de nuestra capital.

La acción pareciera sensata si realmente fuera parte de un plan intengral para la reactivación económica de la ciudad. Sin embargo, cada que sale a luz un dato perturbador sobre la realidad que vivimos en los tiempos del Covid y el futuro que nos espera tras superar la emergencia sanitaria, nuestras autoridades salen con alguna acción aislada sacada por debajo de la manga sin sustento, sin cifras claras o datos precisos.

Más que atenuar la terrible realidad que padecemos, parece una forma de sedar a la opinión pública que ante la evidente realidad, cada día cree menos en la eficacia de este Gobierno para atender la emergencia, llámese como se llame: emergencia sanitaria, de desempleo, de inseguridad, de feminicidios, económica o la que se avecine.


Te sugerimos: Sugiere Mauricio Tabe a Gobierno CDMX subsidiar luz y agua de capitalinos


A casi dos meses de haber iniciado la Jornada Nacional de Sana Distancia, el Gobierno local vuelve a perder otra oportunidad para demostrar que está preparado. Ni la jefa de Gobierno, ni su gabinete han tenido la altura de miras para proteger de los contagios a los capitalinos, tampoco lo han hecho para proteger los empleos o la economía de la ciudad y sinceramente ya no esperamos mucho para la reactivación económica de la capital.

Vamos de crisis en crisis, y el Covid sólo vino a acrecentar todas a la vez. El Gobierno de la ciudad ha incurrido en omisiones que no sólo han lastimado ya la confianza de los capitalinos en ellos, sino que han mermado la salud, la economía, la estabilidad, el ánimo social y en el peor de los casos, la vida de muchos de los que intentamos sobrevivir en la capital del país.

Es tiempo de soluciones, tiempo de dar respuesta a las exigencias. En Acción Nacional de manera proactiva y con un enfoque en el bienestar de la población hemos propuesto varias medidas que han dado resultados en otras ciudades como la nuestra. Pero no hemos recibido respuesta y ese silencio e inacción de parte de quienes nos gobiernan sigue generando más pobreza, más enfermedad y más pérdidas de vida.

Seguiremos insistiendo, tenemos la esperanza de que el resentimiento, el odio y la falta de ideas que actualmente nos gobiernan puedan superarse para sortear con éxito los grandes rezagos que tiene esta ciudad y los retos que hoy enfrentamos ante la pandemia. Por que en Acción Nacional hemos aprendido que 'Sí Hay de Otra'. Estamos listos.