[OPINIÓN] Pero…¡qué necesidad!


Justo en la recta final de la contienda electoral 2018, en ese preciso momento en el que los astros parecen alinearse a favor de Andrés Manuel López Obrador, una granada amenaza con estallarle en las manos.

Y es que el PT, su principal aliado, amenazó a Morena con presentar una queja ante el Instituto Nacional Electoral, en su contra.

El pleito es de pesos y centavos, pues a tres semanas de la jornada electoral, la dirigente del partido morenista, Yeidckol Polevnsky, no ha entregado al PT un solo peso de las prerrogativas –de campaña– que le corresponden.

El conflicto no es menor porque todos los candidatos están obligados a reportar sus gastos de campaña ante el INE, y el PT lleva más de dos meses presentando sus informes en ceros.

La Ley General de Procedimientos Electorales señala que los candidatos pueden hacer uso del financiamiento privado, pero éste no puede ser mayor  al financiamiento público de las campañas. Eso significa que con sólo recibir un peso de aportaciones privadas, cualquier candidato del PT estaría violando la ley en automático.

El entrampado proviene del acuerdo de coalición entre Morena, PT y Partido Encuentro Social (PES), en el que decidieron concentrar todo su financiamiento para gastos de campaña en una cuenta, la cual suma 451 millones 358 mil 813 pesos.

La promesa era, una vez que comenzara la contienda, que Polevnsky repartiría las chequeras a los candidatos de los tres partidos, pero hasta la fecha los petistas no han recibido un peso y en el mismo caso está la mayoría de los abanderados del PES, incluso algunos de Morena.

El jaloneo con la presidenta de Morena ha sido intenso. Fuentes de los tres partidos aseguran que ya se está planeando el cierre de las campañas y Yeidckol no da ninguna certidumbre económica.

La gota que derramó el vaso con los petistas es que en los spots, y en los actos de campaña, la senadora pide abiertamente el voto en bloque a favor de Morena, dejando fuera a los aliados estratégicos.

Las consecuencias, además de poca votación, serían cuantiosas multas y hasta que le quiten el triunfo a sus candidatos por violar la ley.

El PT quiere presentar la queja ya, y, de ser necesario, instalar un campamento afuera de la sede nacional de Morena.

Yeidkol se enteró y ya prometió entregar el dinero, así que si no lo hace, se le puede convertir en una bola de nieve.

Te puede interesar:

[OPINIÓN] Jaque a Anaya

[OPINIÓN] Los autos más inseguros en México